Plusesmas.com

Blog de Antonio Acevedo. Plusesmas.com

Hola soy Antonio Acevedo, abogado de familia. Experto en temas legales de las relaciones abuelos-nietos.

La medición como fórmula de gestión de la crisis de pareja

miércoles, 1 de julio de 2009

La crisis matrimonial o de pareja afecta a más del 50% de los matrimonios contraídos desde 1.975 hasta el momento actual, y conduce irremediablemente a la ruptura de la unidad familiar afectada.

La palabra crisis, en el idioma chino, se escribe uniendo dos grafismos: el grafismo “wei”, que quiere decir peligro, y el grafismo “yi” que significa oportunidad. Ello nos debe hacer reflexionar en el sentido de pensar que la crisis de pareja implica un cambio en el escenario vital que aunque encierra un componente de riesgo, no tiene que significar necesariamente un cambio a peor, sino que puede ser la ocasión para iniciar una nueva vida más ilusionante y más feliz.

La única forma de resolver sensata y civilizadamente la crisis que conduce a la ruptura, y sentar las bases para la nueva vida que los componentes de la pareja rota tienen que vivir, debe ser a través de un acuerdo logrado por los interesados, que regule las condiciones de esa ruptura sobre la base de asegurar a los hijos el mantenimiento de los lazos afectivos con todos los miembros de la familia, y de garantizar la presencia equivalente de ambos progenitores en la vida de aquellos, que en modo alguno pueden ser víctimas de las circunstancias negativas que afecten a las relaciones sentimentales de sus padres.

Pero en el momento en que la crisis estalla se dan cita los sentimientos más negativos de cada miembro de la pareja, que se sorprende actuando con una mezquindad que nunca llegó a suponer, y comprueba a su vez como el otro actúa también abdicando de las virtudes que le adornaban, y sumándose a una espiral de rencores, cuentas pendientes y sensación de fracaso del proyecto en el que pudieron las mayores esperanzas e ilusiones. Y este clima de desencuentro y de deseos de venganza de uno contra el otro dificulta extraordinariamente la posibilidad de que los interesados alcancen un acuerdo que asegure los objetivos antes enunciados.

Desde hace más de cuatro décadas, en los países más desarrollados se viene utilizando la mediación familiar como técnica de gestión del conflicto de familia o pareja, y que básicamente consiste en potenciar la comunicación mutua entre los afectados por la crisis, y ayudarles a que por sí mismos encuentren la soluciones más adecuadas a su propio núcleo familiar. La técnica, en suma, consiste en desactivar todos los mecanismos de drama emocional que se encuentran inevitablemente presentes en el momento de la ruptura, y que son los que imposibilitan el diálogo que debe conducir al acuerdo.

La mediación es el futuro, y representa esa nueva “cultura del divorcio” que reclamamos quienes observamos con preocupación el rastro de familias desestructuradas que queda tras la gestión de la crisis por el camino del enfrentamiento y de la batalla judicial. Y la mediación puede utilizarse con éxito en la gestión de cualquier crisis distinta al divorcio, como puede ser las relaciones abuelos-nietos, la gestión de la herencia, la mediación en el ámbito escolar o penitenciario, y en definitiva, en todo conflicto en el que los intereses se mezclen con los sentimientos y sea necesaria encontrar una alternativa de consenso entre los interesados y en beneficio de ambos.

Antonio Acevedo Bermejo
Abogado de Familia.
Mediador Familiar

Autor del libro”El Divorcio sin pleito. El abogado y la mediación familiar”. Ed.Tecnos 2009.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso