Plusesmas.com

Blog de Antonio Acevedo. Plusesmas.com

Hola soy Antonio Acevedo, abogado de familia. Experto en temas legales de las relaciones abuelos-nietos.

Las relaciones Abuelos-Nietos y la mediación familiar

jueves, 1 de abril de 2010

Cualquier conflicto que se produzca en el seno de una familia tiene una dimensión diferente respecto de cualquier otra controversia que estalle en un ámbito distinto. El elemento diferenciador de los conflictos de familia está en que, suceda lo que suceda, y sea cual sea la solución que finalmente se dé al problema, la realidad es que entre los protagonistas de la disputa deberá seguir abierto un cauce de comunicación mutua, ya que continuarán perteneciendo a la misma familia y mantendrán sus respectivos grados de parentesco.

En la sociedad que vivimos, el entramado de relaciones personales se hace muy complejo, habida cuenta que cada vez son más las variantes de familia que existen, y de hecho el concepto mismo de familia se encuentra aún por definir y en permanente cambio. Y dentro de esas dificultosas relaciones, las que se dan entre abuelos y nietos pueden llegar a ser verdaderamente problemáticas.

Por desgracia, cada vez son más las familias en las que entre abuelos y nietos se rompe toda relación, dado que alguien de una generación intermedia se empeña en que unos y otros se acabe todo contacto, a pesar de que todos ellos pertenezcan a la misma rama familiar.

Desde hace más de cuarenta años, y en los países más desarrollados, se ha venido recurriendo a la mediación familiar, como fórmula alternativa que permite resolver cualquier controversia entre dos partes, dejando a salvo el mantenimiento de las posteriores relaciones entre todos los miembros de la misma familia afectada. De ahí que este sistema de gestión del conflicto se utilice cada vez más en las rupturas matrimoniales, pero también en la división de herencias, en las relaciones entre abuelos y nietos y en cualquier otro conflicto cuyo escenario sea la familia y cuyos protagonistas sean los miembros de una misma estirpe.

La mediación familiar se caracteriza y diferencia de otros sistemas para dirimir controversias, en que en aquella son los propios interesados, a quienes afecta directamente el problema, los que –conducidos por un profesional de la mediación- analizan y debaten la crisis que les enfrenta, en un ánimo de colaboración mutua y en una búsqueda ordenada de soluciones y alternativas al conflicto, para acabar alcanzando un acuerdo satisfactorio para ambos, que ponga fin a su enfrentamiento y que tenga voluntad de cumplimiento en el futuro.

Debemos pensar que el establecimiento de un sistema de visitas entre abuelos y nietos que garantice un contacto mutuo que se encuentre injustamente interrumpido, puede crear alteraciones en las relaciones entre los menores y la familia a la que pertenecen, e incluso que el régimen de visitas que se establezca a favor de los abuelos pueda solaparse con otro u otros regímenes de visitas que se hubieran establecido (por ejemplo, cuando los padres de los menores se encuentren separados), haciendo inviable el reparto del tiempo disponible de los menores, que por su propio desarrollo también necesitan hacer sus propias relaciones y dedicar tiempo para sí mismos.

Y en este escenario, la mediación se erige como un sistema capaz de diluir las hostilidades, evitar las confrontaciones y la beligerancia, y orientar a los interesados hacia un horizonte de colaboración y empatía mutuas que les acerque a la consecución del acuerdo.

La mediación existe dentro del ámbito de los Juzgados de Familia, en organismos tutelados por las Comunidades Autónomas, y también en un ámbito estrictamente privado, como lo son los despachos de Abogados especialistas en derecho de familia, que dispongan de una sensibilidad especial frente a un problema muy frecuente y siempre grave y doloroso.

Antonio Acevedo Bermejo
Abogado de Familia

Autor del libro “Las Relaciones Abuelos-Nietos. Régimen de visitas y reclamación judicial” (Editorial Tecnos)

Comentarios (1)

* *

*

Sergio
21 noviembre 2015 13:06

Kite (de Dinamarca) se casó con Miguel (Español) y tuvieron una niña llamada Belén.
Cuando Belén tiene 12 años su padre fallece en un accidente. A partir de aquí surgen los conflictos entre la abuela, tía y la madre de la niña.
La abuela y la tía piensan que la madre no quiere saber nada de ellas y que está poniendo a su hija en contra de ellas, por lo que se produce un distanciamiento importante a lo largo del año. Kite solicita mediación para favorecer el acercamiento por el bien de su hija.
Kite: ha tenido siempre una buena relación con la familia política. Se ha integrado en las tradiciones, ha sido fallera mayor, no entiende qué es lo que les ha distanciado. Siempre le dice a Belén que llame a su abuela, pero Belén está ahora centrada en su caballo y en la Hípica.
Abuela y tía: siempre han aceptado a Kite, los domingos se han reunido en el chalet a comer paella. El problema ocurre cuando fallece Miguel, Kite se encuentra en todo momento arropada por las personas de su Falla. Belén ha dejado de tener contacto con ellas.

Qué objetivos tratarías de conseguir con este proceso de mediación?

Cuáles son los MAANS ?
Como seria el acuerdo?

Muchas gracias de antemano

Página: 1 / 1 (1 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso