Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

La 'Ley del metro'

lunes, 23 de noviembre de 2009

Últimamente utilizo más el Metro: es barato, es rápido y me siento un poco más solidaria con la situación. Me gusta observar a los viajeros y descubrir la novela de sus vidas . Y me sorprende a menudo la actitud general del público: muy pocos se levantan para ceder su asiento a una persona mayor o a una mujer (casi siempre, mujer) con paquetes y niños...

Los asientos se van quedando libres y ocupados sucesivamente a medida que las riadas de gente entran y salen, y no hay privilegios para nadie. Durante muchos años, me desplazaba en coche para acudir al trabajo, y después de esta larga ausencia como usuaria del Metro, siento que las cosas han cambiado por las entrañas de Madrid. Sin duda debe de ser la "Ley del Metro": el que pilla asiento no lo suelta hasta que llega a su destino. Menos mal que el continuo movimiento hace que el sufrimiento de unos pocos no dure demasiado. Pero me sigue extrañando
la falta de compasión...

El otro día, entró en el vagón una mujer embarazadísima, con una bolsa en cada mano. Se quedó de pie ante la indiferencia de todos. Yo también iba de pie. A nuestro alrededor, tres jovencitos de aspecto impecable nos miraban distraídamente como si fuéramos invisibles. Fijé la vista en el más desafiante y le dije con la mirada todo lo que pensaba. Lo entendió, pero me devolvió la mirada con este silencioso mensaje: "Me da igual lo que pienses, tía".

Me iba calentando poco a poco, pero la mujer y yo salimos antes que él. Rabia, impotencia, pena.

Hoy, siempre en el metro, un chaval medio "punky", lleno de tatuajes y "piercings" me ha devuelto la esperanza: se ha levantado para dejarme su asiento. ¡Gracias "colegui"!

Advierte el sabio refranero que no nos fiemos de las apariencias y que el hábito no hace al monje. Totalmente de acuerdo, pero quizás podamos cambiar algo para que estos niños tan preciosos que tenemos (hijos, nietos, sobrinos...) sean, además, sensibles o, por lo menos, educados.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso