Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

La metamorfosis de Madame Butterfly

miércoles, 9 de junio de 2010

¡Ay, mis amigas, lo que valen! Son un manantial de información: lo que no les pasa lo han escuchado o leído en buenas fuentes.

En una de nuestras recientes “terapias de grupo” (reuniones en torno a un café) comprobamos que, una vez más, nuestras sensaciones coincidían, esta vez en un punto que alguien tocó sin imaginarse que destapaba una pequeña olla a presión: “¿No discutís más con vuestros maridos últimamente? La respuesta fue afirmativa. ¿Qué nos está ocurriendo?

Y tratando de encontrar un explicación, nos remontamos al pasado, nos conocemos desde niñas, en busca de la dulzura perdida. “S” suspiró: “Éramos románticas como Madame Butterfly”… Sí, y nos casamos con aquellos chicos tan estupendos, aunque un poco machistas, que nos transportaban a las nubes cuando “hacíamos manitas”.

Pasó el tiempo y, farmacéuticas, periodistas, maestras, amas de casa, economistas…, fuimos madurando dentro de la crisálida para protagonizar un papel digno en la jungla laboral y social y una función insustituible en la vida familiar. Y cuando la metamorfosis concluyó, resulta que ¡podíamos volar! Las alas nos hicieron racionalmente rebeldes… Adiós, Madame Butterfly.

¿Y nuestros chicos estupendos? También maduraron. Tuvimos suerte: se convirtieron en hombres estupendos, un poco menos machistas…

Estábamos de acuerdo, pero de repente, “S” confesó: “Yo no le paso ni una a Pepe”. Y, poco a poco, todas fueron añadiendo motivos de discusión con sus maridos: “No aguanto que me dé consejos culinarios, ¡a estas alturas!”, “Me recuerda que tengo michelines justo en mis momentos de gloria”, “ Le ha dado por la austeridad”, “No valora mi vida profesional”…

Y sin embargo… “ Reconozco que Óscar y yo nunca nos hemos querido tanto ni nos hemos necesitado tanto como ahora”, concluyó “N”. Sólo nos faltó aplaudirla.

¿No estaremos perdiendo el tiempo en discusiones banales como los conejos del cuento? ¿Qué más da galgos que podencos?

Lo importante es lo importante, digo yo…

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso