Plusesmas.com

Blog de Isabel García Olasolo. Plusesmas.com

¿Qué tal? Soy Isabel García Olasolo, directora editorial de Bayard durante muchos años. Ahora, jubilada y presidenta de la Fundación Bayard, me gustaría compartir desde este blog mis pensamientos, anécdotas y experiencias con vosotros, ¿Quedamos aquí? Os espero.

La sirena varada

martes, 23 de noviembre de 2010

Desde que me llevaron a ver aquella inolvidable película “Escuela de sirenas”, hace ya muchos años, y convertí a Esther Williams en mi ídolo, siento una atracción especial por el agua.

El mar ha sido siempre mi pasión, y la piscina , mi consuelo, aunque nunca he nadado bien. Ahora, mis clases de natación me producen un enorme placer y, seguramente, me ayudan a mantenerme en forma. Pero nunca imaginé hasta que punto serían beneficiosas…

El otro día, se incorporó al grupo de natación una mujer de mediana edad que ya venía el curso pasado. Recuerdo que andaba lentamente hasta el borde de la piscina, apoyándose en un bastón, y que, cuando prácticamente caía al agua, nadaba mejor que nadie. Al salir, buscaba rápidamente su inevitable bastón.

Pues, el otro día, aquella mujer, que tanto me recuerda a la sirena Williams, volvió a darnos una lección de velocidad y estilo. Su estilizada figura configuraba un ballet acuático espectacular, mientras sonreía sin parar cada vez que sacaba la cabeza para coger aire. Al término de la clase, subió con cierta facilidad las endemoniadas escalerillas de la piscina y se fue hacia los vestuarios tan pimpante, sin bastón.

“¡Carmen, que bien te encuentro!”, le dije, sin conocer el origen de sus males. “Sí”, me respondió. “Bueno, ya sabes, la esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa… Estoy en manos de Dios, y como ves, el agua hace milagros”.
Hablamos un buen rato, chorreando cloro, heladas. Carmen conocía perfectamente el proceso de su enfermedad pero estaba tranquila. Me impresionó su actitud.

Mis preocupaciones de cada día empezaron a parecerme pequeñas y sentí, por un momento, alas en los pies.
Mi madre me cantaba a veces una canción que terminaba así: “¡Ay, créalo o no, como me lo contaron, lo cuento yo!”.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso