Plusesmas.com

Blog de Demetrio Casado. Plusesmas.com

Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO)

CASO CARLOS V: El palacete seguro, asistido, accesible y ortopédico de Yuste (I)

miércoles, 14 de abril de 2010

En el trance de su retiro “laboral”, Carlos V se procuró una sede segura y asistida, según indico seguidamente; y accesible y ortopédica, según espero exponer más adelante. Se trata del palacete de Yuste. Me mueve a escribir sobre él esta noticia inquietante: “Patrimonio echa a los monjes deYuste, donde quiere hacer un hotel” (La Gaceta, 23 de marzo de 2010).

Carlos V, nacido en 1500, sufrió ataques de gota a partir de los veintiocho años. Los mismos le causaban importantes limitaciones en su movilidad, función importantísima para él por su gran actividad diplomática y militar con participación directa. A partir de los cuarenta años, padeció también trastornos urológicos que le dificultaban la emisión de la orina. Sufrió trastornos depresivos tras –ésta es una indicación sólo de secuencia- las derrotas de Innsbruck y Metz (1952), siendo su edad de cincuenta y dos años.


La patología de Carlos V debió de ser determinante en su decisión de retirarse. Lo hizo en 1555, tras una cuidadosa preparación. Ya en 1542, ordena que se localice una residencia de religiosos en un lugar adecuado para su proyecto, resultando elegido el Monasterio de los Jerónimos de Yuste, por su clima benigno y localización apartada.

Esa localización apartada sería elegida en pro de un retiro tranquilo, incluyendo en este caso, según opinión experta, seguridad: se ha escrito que pudo pesar en la opción por aquel lugar su lejanía de la costa mediterránea, por donde pudiera llegar la amenaza de los turcos, tan combatidos por el líder de la cristiandad.

El retiro sureño de Carlos V no es reductible al movimiento contemporáneo de tantos jubilados nor y centroeuropeos que optan por residir en las tierras soleadas –y con precios para ellos convenientes– de España. El Emperador tomó su jubilación como etapa de preparación de su viaje ultraterreno. Para este fin, la comunidad jerónima vendría a ser el servicio de apoyo esencial del destino elegido por el Emperador.


Silla de manos

Carlos V se desplazó de Flandes a Yuste en barco, litera y silla de manos, como la de la fotografía, que se conserva en el palacete de Yuste.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso