Plusesmas.com

Blog de Demetrio Casado. Plusesmas.com

Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO)

CASO LITERARIO DE TUTELA DE HECHO

jueves, 3 de mayo de 2012

John Steinbeck creó el caso de una persona con discapacidad intelectual –Lennie- que es objeto de apoyo espontáneo y de gran alcance por parte de un vecino –George-. Con el título, De ratones y hombres, el Teatro Español, de Madrid, está ofreciendo -del 12 de abril al 27 de mayo de 2012- la versión teatral de esta creación. Para dar noticia de la obra sin dañar el interés por verla –o leerla-, apunto seguidamente algunos elementos de la misma.

Lennie, afecto de deficiencias para el conocimiento y la conducta, en su edad adulta, quedó privado de protección familiar, societaria o pública. En vista de ello, George decide de modo espontáneo brindársela. No se funda esta iniciativa en unas posiciones personal y socioeconómica propicias, pues es el caso que el protector voluntario carece de formación, de medios materiales, de empleo seguro y aun de residencia estable. De este modo, es obvio que la aportación de George es su propia persona y su propia vida.

Lennie no precibe ninguna prestación por incapacidad, discapacidad o dependencia. Y el acogimiento se realiza sin que medie ninguna entidad que subvencione a George por su provisión de cuidado. Pero, como en tantos otros casos de asistencia familiar o amistosa, la misma genera importantes retornos. George obtiene compañía y correspondencia afectiva, según muestra la obra: en la granja donde recalan para trabajar, merced a su relación con Lennie, se libra de la soledad que padecen los personajes con los que se encuentran. Y cabe interpretar que el protector obtiene la importante recompensa que procura una ocupación noble; condición necesaria para una vida de calidad –no confundir con la calidad de vida-.

Lennie, además de limitaciones cognitivas, adolece de un grave déficit para la adopción de decisiones y conductas convenientes. La obra da noticia y muestra iniciativas del citado harto imprudentes. De este modo, George, además de procurarle apoyos requeridos por su deficiencia para obtener información, entender la que recibe y recordarla, así como para realizar actividades diversas de la vida diaria, interviene en la vida de su protegido para evitarle situaciones derivadas de sus errores principalmente relacionales. Dicho de otro modo, George merma en gran medida la capacidad de decisión efectiva de Lennie. Esto ocurre con mucha frecuencia en el ámbito de la protección familiar, sin que suela ser cuestionado. Pero fuera de la familia, plantea obvios problemas desde el punto de vista de la legalidad y aun del ideal de la autodeterminación personal. Como quiera que la relación George-Lennie encierra el tesoro de lealtad, afectividad, incondicionalidad y calidez propio de la vida familiar, supongo que el espectador común no se planteará las citadas cuestiones.

Otro contraste de la acción tutelar de George con las pautas de la tutela institucionalizada es que en ésta intervienen varios agentes: los servicios de la administración social y fundaciones que gestionan la acción tutelar; los jueces que modifican la capacidad de obrar y resuelven sobre la tutela y los tutores; éstos, que tienen la misión de supervisar y autorizar ciertos actos del tutelado; los voluntarios tutelares que realizan ayuda de acompañamiento. En la iniciativa de George, éste suple a todos esos agentes. También se observa la multirresponsabilidad en la prestación de ayuda práctica. George procura acompañamiento a Lennie, pero es también su gestor de empleo –no protegido-, su preparador laboral –no declarado-, su guardaespaldas…

de ratones y hombres

De ratones y hombres. F. Cayo - George - y R. Álamo - Lennie -

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso