Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

El trabajo social sanitario como especialidad: acaba de graduarse la segunda promoción

lunes, 10 de octubre de 2011

Como el año pasado en estas mismas fechas felicito a las alumnas de la segunda promoción del Postgrado de Trabajo Social Sanitario (impartido en los Estudios de Ciencias de la Salud del Instituto Internacional de Posgrado de la UOC). Lejos de los relatos utópicos y presos de la insana elucubración que nos azotan, los hechos son que desde el pasado 30 de setiembre España cuenta con la segunda promoción de trabajadoras sociales sanitarias. Este año han sido profesionales de Galicia, de Asturias, del País Vasco, de Cataluña, de las Islas Baleares y de las Islas Canarias quienes han conformado este segundo tapiz de inquietudes y anhelos prestos a formarse en las teorías y la intervención desde esa disciplina que es el trabajo social sanitario, en algunas esferas desconocida, en otras confundida con el trabajo social generalista.

Los actuales son tiempos desalentadores, ello es innegable. Pero dicho esto, es preciso plantarles cara desde la formación, desde el estudio y el esfuerzo individual, desde la mejora de las prácticas profesionales, desde la investigación y, por supuesto, desde la innovación. Ésta como amiga del progreso porque ser capaz de innovar significa ser capaz de arriesgarse, ser capaz de proponer y perseverar, ser capaz de no desfallecer ante las contrariedades sino todo lo contrario, crecerse con ellas. Por ello la formación especializada en materias concretas, en este caso el trabajo social sanitario, es una buena vía para adentrarse al campo de trabajo con herramientas y recursos personales que como resultado mostrarán el perfeccionamiento del propio ejercicio en pro de las personas y, en consecuencia, su presencia en el sistema sanitario, resultará más benéfica aún.

Desde sus inicios en 1905, el trabajo social sanitario ha soportado adversidades mundiales que han roto los lazos de lo social. Algunos ejemplos son: la I Guerra Mundial, el crack financiero de 1929, la gran depresión de la década de los treinta, la II Guerra Mundial, la crisis del petróleo de 1973 y un largo etcétera de acontecimientos que una y otra vez ponían a la profesión en el punto de mira de quienes ostentaban responsabilidades y tomaban decisiones en políticas sanitarias. En España, además, debe señalarse que el trabajo social sanitario llegó más tarde y lo hizo en plena dictadura franquista, sin un Estado del bienestar conceptualizado como tal. Así pues, el momento actual, no deja de ser uno más y, por tanto, cabe tomarlo como algo que toca vivir y atravesar.

Se acaba de graduar la segunda promoción y a día de hoy se puede adelantar que el próximo 19 de octubre empieza el postgrado para la tercera. Esta realidad se convierte en el andamio desde el cual planificar el master de trabajo social sanitario y oficializar el título en el ámbito sanitario dentro del espacio europeo. Todo para que el reconocimiento de profesión sanitaria llegue por el camino del conocimiento y la ciencia, por la evidencia de los beneficios sociales que aporta.

Reconforta, en estos tiempos sedientos de malas noticias, sumergirse en realidades de crecimiento y desarrollo profesional en donde, en este caso, trabajadoras sociales generalistas, algunas ejerciendo en el sistema sanitario otras, en otros ámbitos, deseosas de adentrarse en esta especialidad que es el trabajo social sanitario deciden regresar o seguir en la universidad para adquirir habilidades y competencias que les permitan afrontar y gestionar, con el aval del pensamiento científico, de conocimiento, de los caminos de la ciencia y desde la óptica y la práctica del trabajo social sanitario, esas nuevas realidades que afloran y afectan a las personas atendidas en un sistema sanitario en crisis. Más que nunca, el sistema sanitario necesita prácticas profesionales que lo optimicen. Las primeras que pueden optimizarlo son las propias personas atendidas. Las personas enfermas, sus familias, son quienes al fin y al cabo tienen la última palabra y el trabajo social sanitario está ahí para escucharla y tratarla. La formación especializada en trabajo social sanitario instruye a profesionales en el arte de la optimización individual y comunitaria, ayudando a las personas a que se ayuden y sigan guiando el timón de sus vidas. Ayudando a la comunidad a rehacerse y reforzarse para poder cuidar de los más frágiles.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso