Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Los «Poemas» de Alfonso Levy florecen «Al calor de los errores»

lunes, 22 de abril de 2013

A 22 de abril de 2013

Un bello poemario para Sant Jordi y para siempre. Hace muchos años que Alfonso Levy, poeta, sobre todo poeta, ofrece líneas de la cotidianeidad que, a través de su mirada, se tornan poemas. Así da relieve a la poesía que se desprende, o se retiene, en los objetos tocados por el desorden, en los aromas que escapan de un armario, en los gestos que invitan al saludo, en las miradas que se cruzan sin querer y luego se buscan queriendo, en las hojas sueltas de ese libro antiguo, en las contradicciones humanas a las que Morin denomina «demonios», en la esperanza que el paso del tiempo acaba despojando de todo sentido, en las ausencias que lo son para siempre pero nunca nos abandonarán, en los encuentros que no se dan jamás, en las celebraciones que llegan tarde o demasiado pronto, en definitiva, poesía esculpida en los retales del vivir común.

Hasta ahora, todo ello eran palabras aladas imposibles de retener más allá de la memoria de quién le escuchaba. Hasta ahora, porque la vida encerrada en sus historias, en sus versos, desde el misterio que teje el porvenir, propició el encuentro del Poeta con la Editora de in-VERSO. El resto, simplemente aconteció y culminó hace apenas una semana. El pasado 17 de abril a las 19 horas, se presentaba el Poemario «Al calor de los errores», un triángulo isósceles en el que la base es «la palabra» y los laterales «el amor» y «el miedo». Es el primero de Alfonso Levy.

Gustavo Adolfo Becquer, en su Rima IV, nos recuerda en cada estrofa que siempre ¡Habrá Poesía! Pase lo que pase, Becquer nos susurra por dentro: «¡Habrá Poesía!». Y, al mismo tiempo, nos consuela cuando reza que la poesía «existiría incluso sin poetas». Sin ellos, no obstante, los versos sostenidos en los suspiros, las lágrimas o las alegrías, quedarían mudos y ocultos a la mirada usual. Necesitamos a los poetas para que esa poesía del mundo sea verbo y verso al alcance de todos.

No hay profundidad, ni llanura, ni cumbre de la geografía humana en la que no habite la poesía que eternamente mora entre nosotros, ya sea serpenteando por nuestras venas, ya sea liberando mariposas en el estómago, ya sea estremeciéndonos y desatando el llanto. Entonces, es en los poemas escritos donde descubrimos esa vida verdadera que es la nuestra, ese destino que avanza.

Los poetas nos socorren con los hilos de sus versos y nos ayudan a salir del laberinto interior.

Los poetas, sumergidos en los mares de lo inenarrable, con la fuerza de su pasión, generan el oleaje liberador de las palabras cuyo destino es ser poema.

En el vivir sentimos la Poesía, pero necesitamos de los Poetas para comprenderla y abandonarnos a su relato. Sólo los ellos, como alquimistas de lo noble, pueden convertir esa emoción abstracta en versos para ser leídos. Luego, aún con el libro entre las manos, apilando las hojas pasadas, los haremos nuestros y el Poeta, silencioso, se irá andando.

En los poemas anida esa esperanza arremolinada que no se sabe de dónde viene pero empuja nuestros pies para que sigan caminando. En este oasis, las palabras amistosas, las palabras comprensivas, las palabras amorosas, las palabras serenas, las palabras calmantes, las palabras sabias, palabras y más palabras, se apiadan del espíritu sediento.

«Al calor de los errores» es como un joyero con sus pequeñas joyas. ¡Feliz Diada de Sant Jordi!

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso