Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Ohhhh! Ohhhh! Ohhhh! Ohhhh!

jueves, 27 de junio de 2013

A 26 de junio de 2013

Se acaba de abrir la puerta de un ascensor. Ohhhh! se escucha. Es uno de los Ohhhh! más caprichosos, uno de los más elocuentes y contagiosos que he escuchado nunca. Sucedió hace unos meses subiendo por el ascensor de La Pedrera, el que lleva a la azotea, una de las más visitadas del mundo, una de las más bellas del mundo. Iba a realizar un reportaje fotográfico después de haber entrevistado a Silvia Vilarroya, historiadora y conservadora de la exposición permanente, entendida en la obra de Gaudí y en especial La Pedrera.

Todo lo que unos días antes ella me había explicado rondaba por mi mente. Aspectos de las formas, los reciclados cubriendo las chimeneas, los patios de luces, las ventilaciones, los estucados, los azulejos rotos, botellas de cava hechas trizas, detalles de la obra de Gaudí que por lo general escapan a la mayoría, en la cual me incluyo. Me sentía afortunada a la vez que avergonzada. Después de casi veinte años paseando, algunas temporadas a diario, por delante de La Pedrera, de fotografiarla desde la calle Provença, o desde Passeig de Gracia, nunca había entrado. Siempre posponía la visita. ¿Me quedaba demasiado cerca? Seguramente. Cada vez que paseaba por delante, el deseo latía, pero una vocecita me decía «Puedes visitarla cuando quieras, estás a cuatro calles». Y la vocecita podía con toda mi curiosidad. Sin embargo, a primeros de este año, una cadena de circunstancias, obraron la posibilidad y la vocecita no pudo con ella.

Pero volvamos al ascensor. Subía no muy rápido, yo pensaba en si la hora era buena, sobre todo por la luz, si habría mucha gente aunque corría el mes de marzo, si haría mucho viento, en definitiva, pensamientos sueltos que abren preguntas que uno mismo se responde, pensamientos que ocupan la mente y van conformando un sentir, una predisposición. Aún ensimismada de repente empecé a escuchar: Ohhhh! Ohhhh! Ohhhh! Las turistas que subían conmigo, unas jóvenes chinas ataviadas con todo el equipo de paseo urbano, al abrirse la puerta del ascensor, no pudieron contener su emoción que mezclaron con unas risas. Y me contagié. También exclamé Ohhh! Algo más comedida pero allí estaba mi Ohhh! Y mi risa.

En aquel momento me topé con esa condición humana que nos lleva a lo lejano y por el contrario, nos aleja de lo cercano. Ellas, las jóvenes que subieron conmigo, habían volado miles de kilómetros, habían recorrido medio mundo para estar dónde estaban, en la azotea de La Pedrera y yo estaba con ellas, en el mismo lugar pero habiendo andado unas pocas manzanas del Eixample barcelonés. Allá arriba se encontraba un lugar universal, territorio del arte en donde coincidían personas de muchos países. El espectáculo me dejó sentir afortunada. Por la tarde regresé, quería ver la luz del anochecer, esa caída del Sol deslizándose por las diferentes figuras que seguirían con sus bocas y ojos abiertos, quizás incluso podría escuchar el silbido de la marinada.

Aproveché para conversar con las azafatas, les comenté los «Ohhh!» de la mañana y ellas me contaron que sí, que casi cada vez que llegaba el ascensor y se abría la puerta, se escuchaba Ohhhh! Y según la procedencia de los visitantes cada Ohhh! tenía su singularidad. «¡Qué suerte pasar el día rodeadas de tanta belleza!», les dije, «Sí, es una gran suerte», respondieron las dos.

Ayer 25 de junio «Google» nos recibía con el «Doodle» dedicado a Gaudí en su 161 aniversario. Recordé ese día de marzo. Y la vocecita que durante años me decía «habrá otra ocasión», me susurró «vuelve a la azotea de La Pedrera, la vida devora el tiempo tan rápido…»

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso