Plusesmas.com

Blog de Dolors Colom Masfret. Plusesmas.com

Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Profesora asociada del Grado de Trabajo Social. Universidad de Barcelona (UB). Directora de la revista Agathos, atención sociosanitaria y bienestar.

Servicios de atención para personas sin Internet

jueves, 23 de agosto de 2012

A 21 de agosto de 2012

¿Pensamos en quienes carecen de Internet? Son muchas las personas que viven sin. Y, paralelamente, cada vez son más las empresas, los servicios públicos y privados que depositan en Internet la autogestión de determinados servicios. Así, poco a poco algunas personas van quedando excluidas de una sociedad que se está tecnificando y se olvida de quien no se conecta a Internet, sólo usa el móvil para realizar llamadas o recibir llamadas en caso de emergencia y carece de correo-e.

– Puedes consultarlo en la Web– dice la empleada.
– ¿Dónde?– pide Ramón.
– En Internet– contesta a toda prisa la empleada atendiendo a la siguiente persona de la cola.
– ¡No tengo Internet!– contesta Ramón un poco airado mientras se aleja del mostrador.
– ¿No tienes Internet? Ah! Pues no sé… llama al teléfono 900– masculla de nuevo la empleada.
– Sí, ya sé, pero sale una voz de máquina automática y no la entiendo– replica Ramón.
– Espera, déjame atender a estas personas un momento– dice la empleada de nuevo agobiada.
– ¡Adiós! ¡Y le ruego que no me tutee! – responde Ramón dolido.

Ramón sale de la oficina y se siente mal. No puede evitarlo. Tiene ochenta años, es viudo y vive solo, pero se maneja perfectamente y no necesita a nadie que le ayude en nada. Sin embargo, cada vez le resulta más difícil gestionar su día a día en términos burocráticos, luz, banco, agua, gas, teléfono. Todo pasa por ese dichoso Internet o por teléfonos de contestación automática. Sabe que Internet configura otro mundo que poco a poco devora el suyo. Reconoce los beneficios de la red y el progreso que supone. Él mismo llama a menudo a su hijo para consultarle cualquier cosa que está seguro encontrará la respuesta en Internet. Pero éste es el problema, depende del hijo. Está falto de ánimo y de ganas para entrar en ese mundo de las tecnologías, a veces tan despiadado con quienes no las manejan.

La reacción de la empleada le ha molestado. ¿Se está perdiendo la educación? Sigue dolido con ella por la manera desconsiderada que lo ha tratado delante de las otras personas. En lo más hondo de su ser encuentra un duendecillo que le recuerda la buena salud de la que goza y sus lecturas, le aconseja no dar entidad a esa chica simplona y maleducada que le ha «desatendido». Pero esa brecha en su estómago sigue abierta. Todo lo que tiene que ver con su mundo burocrático lo ahoga. Casi cualquier reclamación, cualquier cambio o consulta ya no se resuelve por teléfono, todo acaba en Internet y él, siendo totalmente autónomo se acaba sintiendo dependiente para seguir con sus responsabilidades burocráticas. Ramón siente que está quedando fuera. Y le aburre someramente el discurso de que otros lo han aprendido. No le da la gana. Como nunca jugó al tenis o escaló una montaña. Solo desde la ignorancia se puede creer que todos somos iguales. Los mismos derechos sí, pero nunca seremos iguales. Él quiere seguir manejando sus asuntos personalmente como ha hecho siempre.

Embelesados por la tecnología ¿nos estamos olvidando de las personas que no tienen acceso a ella? Un no tener acceso por muchas causas: porque no saben manejarla, porque se confunden con la contraseña y les desconectan, porque se ponen nerviosas con el tiempo que expira, porque no se sienten seguras, porque tienen miedo a equivocarse o simplemente ¡Porque no les da la gana!

Pienso en la creación de servicios dedicados a ayudar a las personas que no tienen Internet a realizar, valga la redundancia, las gestiones por Internet. Gestores personales que a modo de secretario personal, atiendan particularmente y se ocupen de realizar la gestión o gestiones que la persona se ve incapaz de ejecutar por su cuenta. Y permitirles así hacer gala de su autonomía.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso