Plusesmas.com

Blog de Eduardo Rodríguez Rovira. Plusesmas.com

Presidente del Consejo Asesor de la Fundación Edad y Vida

PROLONGACIÓN FORZOSA DE LA EDAD DE JUBILACIÓN (I)

martes, 13 de julio de 2010

La prolongación de la edad de jubilación es un tema caliente en toda Europa. Si en España tímidamente se propone elevarla hasta los 67 años, en otros países, como Alemania ya se ha ampliado y en Bruselas se propone que se adelante la edad hasta los 70 años. Y ello, por razones generales, políticas, para el desarrollo económico de los países, no por defensa de los derechos personales de los trabajadores.

Efectivamente, por la forma como se trata el tema parece que se habla no de un derecho para el trabajador, sino de una obligación para empleado y empleador. Ya en el Foro Mundial de ONG sobre el Envejecimiento, Madrid 2002, nos opusimos al concepto de jubilación forzosa a una edad determinada, pero ahora tendremos que añadir nuestra oposición a una prolongación forzosa de la edad de retiro. La jubilación debe de ser un derecho personal e individual que se pueda ejercitar voluntariamente por el trabajador, no una obligación impuesta por el Estado y alentada por los sindicatos.

El trabajo remunerado en actividades gratificantes es la forma más sana de envejecer. Es esencial que el trabajo sea gratificante para mantenerse activo y obviamente que no exija esfuerzo físico. Por ello el trabajo remunerado no es la opción preferida de los obreros manuales y sin embargo, las personas que trabajan por cuenta propia lo hacen hasta edades muy avanzadas. Es el caso de profesionales, escritores y artistas, agricultores y empresarios, eclesiásticos etc.

En general una de las aspiraciones más generalizadas en la población es la de dejar de trabajar -en España el 67% de las personas entre 50 y 60 años quieren jubilarse lo antes posible-, pero convendría difundir el famoso estudio publicado hace unos años en el British Medical Journal en el que se demuestra que las personas que se jubilan a los 55 años tienen una tasa de mortalidad doble de alta en los 10 años siguientes a su jubilación que los que se jubilan a los 65 años. Su conocimiento haría cambiar a más de uno sus aspiraciones.

Independientemente de que guste o no guste, se esté de acuerdo o no, hay que hacer frente a la realidad. La esperanza de vida en España está de media en los 80 años (siete años superior en las mujeres que en los hombres) y cuando se estableció convencionalmente que los 65 años era la edad canónica de jubilación, la esperanza de vida no llegaba a esa cifra. El conjunto de la población comienza a trabajar más tarde que nunca por lo que el ratio de vida activa en relación con la duración del retiro ha disminuido dramáticamente, lo que ninguna caja de pensiones basada en el reparto puede soportar, si se une además al envejecimiento de la sociedad como consecuencia de la caída de la natalidad. Por otro lado, la mayor parte de la población está en buenas condiciones para seguir trabajando, por lo que socialmente es un despilfarro desaprovechar su fuerza de trabajo. Por ello es incompresible la jubilación forzosa de los médicos a los 65 años, como se ha hecho en algunas comunidades, o de los catedráticos y magistrados a los 70 años, muchos de los cuales están en el mejor momento de su carrera. El súmmum del despropósito fue cuando se quiso hace pocos años establecer la limitación de los 70 años a los consejeros de las empresas. Estos son ejemplos típicos de discriminación por edad, la única que existe en la actualidad.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso