Plusesmas.com

Música

¿Dónde ponía las manos Salvatore Adamo…?

viernes, 20 de febrero de 2015

¿Dónde ponía las manos Salvatore Adamo…?

¡Pues en la cintura, claro! ¿Dónde iba a ser? Aunque en el fondo daba igual el sitio en el que quisiera ponerlas. Bastaba con que dijera cualquier cosa para que, de inmediato, miles y miles de fans, fundamentalmente chicas, se sintieran profundamente seducidas por él. O sea, que lo mismo daba que llevara “su corazón en bandolera”, que “cayera la nieve”, clara evidencia de que “esta tarde no vendrás”, o que en el desván aún conservara “un mechón de su cabello”. Todo valía para provocar suspiros y escalofríos.

¡Qué se va a hacer!, decían el resto de los mortales. Por suerte para él y por desgracia para otros, resultaba imposible competir con el poder de atracción que tenía Salvatore Adamo, aquel jovencito cantante italo-belga que un día, allá por mediados de los años 60, se presentó en nuestro país con esa carita de no haber roto un plato en su vida, con sus románticas canciones llenas de amor sincero interpretadas en español, y hasta con ese inconfundible peinado que más de uno intentó imitar, pero que resultó francamente imposible. Pues con esas cuatro cosas se creó el “mito Adamo”, por llamarlo de alguna manera, que brilló en todo su esplendor durante unos cuantos añitos.

En realidad, hasta 1971, su popularidad en nuestro país, como en Francia, Italia y otros muchos países en el mundo, fue de las que hacen historia, gracias a un puñado de canciones de las que, a pesar del tiempo transcurrido, muchos aún conservan sin caducar en su corazón, quizá porque se enamoraron con ellas o se “desenamoraron”, se sintieron inmensamente felices o pensaron que “la vida ya no valía nada”. Todo era posible escuchando “Mis manos en tu cintura”, “Cae la nieve”, “En bandolera”, “Un mechón de cabello”, “Tu nombre”, “El tiempo se detiene”, “Mi gran noche”, “Porque yo quiero”, “Ella”, “Es mi vida”, “Mañana en la luna”…, y tantas y tantas baladas más, que aún hoy continúan evocando tiempos de amores, sueños imposibles y grandes esperanzas.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso