Plusesmas.com

Radio, tv y cine

Destino: Perpiñán

miércoles, 21 de enero de 2015

Destino: Perpiñán

A partir de mediados de diciembre de 1972, sorprendentemente comenzó a producirse un incesante “éxodo” de españoles a la ciudad francesa de Perpiñán, muy próxima a la frontera con España. Al principio, muchos no entendieron muy bien aquel repentino interés por visitar esta localidad situada en el sudeste de Francia, capital, para más señas, del departamento de los Pirineos Orientales.

El que Perpiñán hubiese sido territorio español hasta 1659, su magnífica catedral gótica, su bonito palacio de los reyes de Mallorca o su estupendo entorno natural, posiblemente eran razones suficientes para que se hubiera desencadenado ese súbito peregrinaje. Pero no, las razones de estas visitas turísticas no eran exactamente esas, o al menos no las principales. Como con exactitud pudimos averiguar poco tiempo después, el objetivo fundamental de ese sustancial incremento de las relaciones hispano-francesas no era otro que el estreno en dicha localidad de “El último tango en París”, la “escandalosa” película de Bernardo Bertolucci, que, según decían los que habían tenido la suerte de poder verla, contenía escenas muy subiditas de tono, de las que no podemos hablar ahora que estamos en horario infantil.

Protagonizada, como casi todo el mundo sabe, por Marlon Brando y por Maria Scheneider, el filme, por razones obvias, no pudo estrenarse en nuestro país, lo que inmediatamente suscitó un morboso interés por acudir a verla. ¡Y qué mejor que hacerlo aquí al lado, a un cine de Perpiñán, que pillaba cerca de casa! Eso sí, si se iba, convenía hacerlo de forma anónima, sin que nadie lo supiera, con el fin de evitar cualquier tipo de suspicacia, lo que no impedía que, a la entrada del cine, más de uno se encontrara con más de un vecino del barrio, que había tenido la misma ocurrencia.

Y más o menos así anduvimos hasta que finalmente, el 1 de abril de 1978, se estrenó en España “El último tango en París”. Por entonces, sin embargo, raro era el que no había visto ya la película, aunque no estaba de más volver a verla, al menos para certificar que, polémicas y escenas calientes aparte, se trataba de un formidable filme, en el que Marlon Brando ofrecía una de las mejores interpretaciones de su carrera. Pero decir esto quizá suene como aquello de los lectores del ”Playboy”, que aseguran que compran la revista por los “artículos de fondo”.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso