Plusesmas.com

Ayuda para los mayores que oyen mal

Ayuda para los mayores que oyen mal

Consejos para adaptar la vivienda a las personas con pérdida de audición

Para compensar la pérdida de audición, los expertos recomiendan:
Alargar el campo de visión, mediante la eliminación de tabiques o abriendo la zona superior de la puerta de los baños, por ejemplo.
Facilitar la visión del exterior, instalando un vídeo-portero o un timbre que emita una señal luminosa, además de la sonora.
Reforzar el aislamiento acústico. La paradoja es sólo aparente. Los ruidos de la calle perturban a quienes utilizan aparatos auditivos; pueden impedirles seguir una conversación o escuchar la televisión, lo que les empujará a subir el volumen, aumentando de este modo las molestias y el agotamiento del individuo mismo, de la familia... y de los vecinos. Se impone, en primer lugar, aislar las ventanas –evitar las grandes superficies acristaladas, en las que reverbera el sonido– y también los muros.
Instalar señales visuales. La más corriente es el timbre luminoso, pero hay otras como los dispositivos detectores del paso de personas, que evitan los sobresaltos que se producen cuando una persona con pérdida de audición descubre dentro de la casa a alguien a quien no ha oído llegar.
Iluminar bien. Ver con claridad el rostro de las personas con quienes se habla es esencial, ya que una buena visión compensa el desequilibrio que provoca la sordera.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso