Plusesmas.com

ayuda para adaptarse

El trauma de los cambios ante una situación de dependencia

El trauma de los cambios ante una situación de dependencia

El dependiente debe permanecer en su entorno habitual todo lo posible.

Con la edad, cualquier cambio de ambiente o de costumbres se vive casi de forma traumática y, de manera más acusada, en el caso de las personas incapacitadas.

Para retrasar el agravamiento de la dependencia es importante mantener a la persona en su entorno habitual el mayor tiempo posible.

Es cierto que ingresar en una residencia puede resultar tranquilizador pero, por otra parte, implica un cambio en el marco de referencia. El paso de un modo de vida, en el que había que cuidar de uno mismo, a otro en el que uno es cuidado puede acelerar la dependencia. De la misma manera, los hijos deben meditar seriamente la decisión, aunque sea por deber filial, de acoger en su domicilio a sus padres ancianos cuando empiezan a perder autonomía si ello significa que éstos tengan que abandonar su barrio, su ciudad, su forma de vida, sus relaciones...

En una palabra: cambiar su marco de referencias. Hacerse cargo de un mayor implica permitirle conservar todas las referencias posibles: salidas con sus amigos, horarios y costumbres –horas de TV, paseos, comidas…–.

Es esencial reservarle unos ámbitos de decisión en los que disponga de capacidad de elección: permitirle hacer sus propias compras, ir a la peluquería, decidir cuándo sale, elegir su menú y la ropa que va a ponerse... Son actos que le permitirán ejercer su libertad de elección, demostrar su capacidad para decidir y, por tanto, mantener la independencia indispensable para su equilibrio personal.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso