Plusesmas.com

Consejos que nos ayudarán a saber cuidar a los mayores

➤ Organiza el tiempo
La falta de tiempo es una de las mayores preocupaciones de los cuidadores: tiempo para sus propias necesidades, para cuidar a su familiar, para atender a otras personas de la familia, para sus responsabilidades laborales, para estar con amigos, etc. Intentar combinar de la mejor manera posible obligaciones, necesidades y horas del día puede ayudar a aprovechar mejor el tiempo y, como consecuencia, a vivir mejor.

Si quieres organizar el tiempo, ten muy presente qué cosas debes hacer necesariamente cuales puedes evitar y, por supuesto, cuenta con el resto de la familia. También ellos deben implicarse en los trabajos a realizar.

➤ Duerme
Sin un sueño reparador, llegará falta de atención, la propensión a los accidentes, la irritabilidad, quedarse dormido en situaciones peligrosas, etc. Si hay que atender al familiar de noche, emplea algunos momentos del día para descansar. Si se repite con a un profesional durante algunos días de la semana o turna la vigilancia con otros familiares que vivan en el domicilio.

➤ Descansa regularmente
Aunque el familiar requiera atención continua, procura tomarte pequeños momentos de relax entre tarea y tarea.

➤ Haz ejercicio
Nada mejor que moverte para combatir la depresión y la tensión emocional. Basta con que camines a diario, aprovechando, por ejemplo, el rato destinado a hacer la compra o a hacer alguna gestión. El día que no puedas salir de casa, puedes intentar una tabla de gimnasia o practicar con la bicicleta estática durante un rato.

➤ Planifica una salida de ocio
Ir al cine, cenar con los amigos, visitar un museo... puede hacerse si lo programas bien. Seguramente, algún familiar puede sustituirte durante unas horas al menos una vez a la semana. Si no es así, recurre a los servicios sociales del barrio, al ayuntamiento y/o a asociaciones de voluntarios para solicitar los servicios de ayuda a domicilio, estancias temporales, etc.

➤ No te aísles
Muchos cuidadores, como consecuencia de un exceso de trabajo, se distancian de sus amigos y familiares cuando la persona a la que cuidan requiere una dedicación intensa. Evita la sensación desagradable de vivir atrapado.

➤ No pierdas tus aficiones y créate otras nuevas
Seguramente ni habrá tiempo ni posibilidades de mantener tus aficiones favoritas, pero procura no perderlas todas. Amolda tus aficiones a las nuevas circunstancias.

➤ No descuides la atención al resto de la familia

➤ Pide ayuda
Pídela abiertamente. Pedir ayuda no es un signo de debilidad: es una excelente forma de cuidar de nuestro familiar y de nosotros mismos. Permite que te apoyen otros familiares y recurre sin problemas a organizaciones y asociaciones. Y una vez obtenido el apoyo necesario, adáptate a la ayuda que se ofrezca.

➤ Aprende a decir NO
Es importante saber decir NO cuando el familiar dependiente nos demanda una atención exagerada. Por ejemplo:

- Si se niega a gastar dinero en servicios necesarios (contratar a un auxiliar, enfermera u otra persona para que le cuide, adaptaciones en el hogar).
- Ante quejas infundadas sin motivo aparente.
- Cuando finge síntomas para captar mayor atención.
- Si culpa al cuidador de su situación o de no atender a todas sus exigencias.
- Rechaza ayudas que facilitan las tareas de cuidado (sillas de ruedas, andadores, muletas, barras asideras en el baño).
- Procura no acceder a todos sus caprichos y mucho menos que se muestre agresivo por no haberlo hecho.

Crea tu propia comunidad de cuidador y planifica la medicación, visitas al médico... COMENZAR

Comentarios (2)

* *

*

jose luis
09 noviembre 2016 09:10

añadir a anexo.

Jose Manuel
26 abril 2016 17:32

Estoy muy de acuerdo en los diez puntos en cuanto a la ayuda.

Página: 1 / 1 (2 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso