Plusesmas.com

Dependencia: dignidad y libertad

Dependencia: dignidad y libertad

La edad o la enfermedad no son impedimentos a la dignidad y la libertad de las personas

La edad o la enfermedad alteran la integridad física o mental. Pero ¿por qué estas alteraciones llevan a poner en entredicho la dignidad y la libertad de los que las sufren?

¿Existe una incompatibilidad fundamental, existencial, entre la enfermedad, por un lado, y la dignidad y la libertad por otro? Esas dos realidades, ¿son acaso patrimonio de la gente joven y sana? Claro que no. Sin embargo, en la práctica, esa evidencia desaparece en ocasiones. El maltrato –desde su manifestación más insidiosa a la más odiosa–, la soledad, el rechazo, el abuso, son también con demasiada frecuencia una realidad. Existen textos y recomendaciones oficiales. Pero, para poder aplicarlos, antes hay que conocerlos. No hay edad para sentirse orgulloso y mantenerse firme: incluso en silla de ruedas, aun postrado en la cama. No hay edad para ser dignos y libres.

Consulta la actual Ley de Dependencia. CONSULTAR

Comentarios (1)

* *

*

Helen Segura
17 febrero 2015 13:01

Deberíamos meter a la gente mayor en prisión. Se duchan a diario, existe vigilancia por tvcc, hacen tres comidas al día, tienen acceso a una biblioteca, TV, gimnasio, medicos y medicación controlada. Mandamos a los prisioneros a los hogares para ancianos donde, tienen la comida fría, apagan las luces a las 7 (Estados Unidos), se duchan dos veces a la semana, tienen habitaciones mas pequeñas, y tienen que pagar miles de euros en alquiler!! Es un día triste cuando tratamos a los criminales mejor que a nuestros padres!

Página: 1 / 1 (1 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso