Plusesmas.com

¿Qué es lo que más valoran los familiares de una residencia geriátrica?

¿Qué es lo que más valoran los familiares de una residencia geriátrica?

El servicio de rehabilitación, la oferta de actividades y talleres y el trato afectuoso son los puntos más valorados por los familiares que depositan su confianza en un residencial.

Según un estudio de The Family Watch, más del 45% de la población española será dependiente en 2032, por lo que se prevé un aumento en la solicitud de plazas en centros residenciales. Ante esta situación, para muchos familiares, se torna clave la elección del centro. Lepant Residencial analiza cuáles son los puntos que más valoran los familiares a la hora de escoger una residencia geriátrica.

Rehabilitación y actividad física
Los familiares, a la hora de elegir un centro residencial, valoran mucho que disponga de un servicio de rehabilitación física con un fisioterapeuta profesional. Es común en personas de la tercera edad que se produzcan caídas y fracturas, con lo que es clave que cuenten con un profesional que pueda atender estos casos. Además, la realización de gimnasia y ejercicios es de vital importancia teniendo en cuenta que menos del 30% de personas entre los mayores de 65 años no realizan ningún tipo de ejercicio (estudio publicado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología).


Participación en los talleres y actividades del centro
Los usuarios aprecian mucho poder ver a su familiar entretenido y trabajando sus capacidades cognitivas. De este modo, ven al residente invirtiendo su tiempo en actividades productivas y beneficiosas, integrado, contento y aprovechando los servicios que ofrece el centro.

Información continua
Para los familiares es decisivo y vital estar informados del seguimiento de su padre/madre (comportamiento, caídas, deterioro, actitud…), mediante llamadas telefónicas y reuniones.

Relaciones respetuosas y de afecto
Al dejar a la persona mayor en la residencia es imposible obviar un sentimiento de culpabilidad por parte de la familia “como si lo estuviera abandonando”. Por este motivo, es clave para las familias que el residente reciba un trato cercano, afectuoso y respetuoso por parte del equipo auxiliar y técnico. Aunque se trabaja mucho con las familias para que no exista ese sentimiento de culpabilidad, es una emoción común entre ellas.

Media de visitas: tres veces por semana
Los miembros de la familia se reparten para visitar a los residentes (hijos, hermanos, sobrinos, nietos, amigos…). Normalmente los visitan unas 3 veces entre semana (hijos o familia más cercana) y el fin de semana las visitas aumentan, pudiendo venir más miembros de la familia a la vez. La duración de las visitas suele ser de entre 30 min y 2h, aunque durante el periodo de adaptación del residente nuevo se pide a la familia que haga visitas cortas y distanciadas, sobre todo si el residente padece un deterioro cognitivo o si se manifiesta agresivo hacia la familia.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso