Plusesmas.com

Bypass coronario

Es la intervención coronaria más frecuente. Se utiliza para el tratamiento del bloqueo o el estrechamiento severo de las arterias coronarias, como consecuencia de la acumulación de placa grasa, así como de la angina de pecho.

¿Cómo se hace?
Consiste en tomar un vaso sanguíneo de la pierna, de una arteria del pecho o de otra parte del cuerpo, y utilizarla como un nuevo vaso coronario que puentee los conductos estrechos de las arterias coronarias del paciente. Por lo tanto, el bypass permite mejorar el flujo sanguíneo al corazón creando una nueva ruta o derivación alrededor de una sección obstruida o dañada de la arteria.
Durante la operación de bypass, se divide el esternón, se detiene el corazón y la sangre circula por una máquina de circulación extracorpórea.

¿Cómo debo prepararme?
Al aproximarse la fecha de la intervención, es conveniente no contraer ningún catarro o gripe. Si no se ha podido evitar, conviene retrasar la intervención para evitar una recuperación lenta. Deberá dejar el tabaco por lo menos dos semanas antes de la intervención para evitar problemas de coagulación y respiración.

Antes de la intervención, se realizará un electrocardiograma, algunos análisis de sangre y orina, y una radiografía de tórax.
La mayoría de los pacientes son ingresados en el hospital el día anterior a la intervención o, en algunos casos, la mañana de la intervención. Tras su ingreso en el hospital, se desinfectará con un antiséptico y se afeitará la zona operatoria.
Deberá permanecer en ayunas.

¿Qué sentiré?
Se coloca al paciente en el pecho unos electrodos que se conectan a un electrocardiógrafo que registrará el ritmo y la actividad eléctrica del corazón. Se le administrará un anestésico local para insensibilizar la zona donde se introducirá un tubo plástico en una arteria de la muñeca. Una vía intravenosa (IV) se introducirá en una vena.
Una vez que el paciente esté anestesiado, se le introducirá en la tráquea un tubo que se conectará a un «respirador».. Otro tubo se introducirá por la nariz y el esófago hasta llegar al estómago. Este tubo impedirá que se acumulen líquidos y aire en el estómago para que, al despertarse, no sufra de náuseas ni distensión abdominal. Se le introducirá en la vejiga un tubo delgado denominado «sonda», para conducir al exterior la orina producida durante la intervención.
En la mayoría de las intervenciones de bypass se utiliza una máquina de circulación extracorpórea. La máquina es operada por un perfusionista o especialista en flujo sanguíneo. Antes de conectarlo a esta máquina, se le administrará un diluyente de la sangre (anticoagulante) para evitar que la sangre coagule. Tras conectarlo a la máquina de circulación extracorpórea, se detendrá y enfriará el corazón.

Posiblemente se extirpe un trozo largo de una vena de la pierna (la vena safena). Ese trozo de vena se denomina «injerto». Un extremo del injerto se suturará a la aorta ascendente, la gran arteria que transporta sangre rica en oxígeno del corazón al resto del cuerpo. El otro extremo del injerto se suturará a una arteria coronaria, debajo de la obstrucción. El cirujano puede utilizar una arteria del interior de la pared torácica (la arteria mamaria interna) en lugar de la vena safena, o puede usar tanto la vena como la arteria.

La intervención durará entre 2 y 6 horas, según la cantidad de injertos que se necesiten.

¿Cómo es la recuperación?
Después de una estancia hospitalaria de una semana aproximadamente, se deberá limitar su consumo de grasa, caminar y, en algunos casos, hacer rehabilitación cardiaca.

Comentarios (1)

* *

*

Francisco
19 mayo 2015 20:12

He pasado por ello y doy gracias a Dios por haber permitido que nazca de nuevo. Nunca llegarré a comprender el porqué un galena es menos reconocido que un futbolista.

Página: 1 / 1 (1 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso