Plusesmas.com

OCUPA TU TIEMPO

Huir del aburrimiento tras la jubilación

Huir del aburrimiento tras la jubilación

¿La jubilación puede ser un fin de semana eterno? La respuesta es no. Estar ocioso durante mucho tiempo nos lleva al aburrimiento. Estamos programados para hacer algo, para sentir que somos necesarios. El ocio solo se goza cuando se tiene mucho que hacer.

No hay peor peligro en la jubilación que no hacer nada y estar mano sobre mano. Sin actividad, el abandono físico y mental es total.

Aunque pensemos que es posible vivir feliz levantándose tarde, durmiendo largas siestas, leyendo el periódico y mirando a las musarañas, lo cierto es que ese plan con el que tantos sueñan es imposible de realizar sin caer en la abulia, y seguramente solo al alcance de seres humanos especiales, con una enorme imaginación y una vida interior extraordinariamente rica. El común de los mortales descubre que, después de unos días de asueto total, el aburrimiento le invade y que le falta un sentido profundo para su vida. Este vacío existencial puede incluso conducir a una depresión o a la indiferencia, mientras se ven pasar los días del calendario. No olvidemos, en el lenguaje ordinario, se suele hablar con razón de "un aburrimiento mortal".

Aburrirse lleva a la desgana personal y al abandono. Si se vive en la ociosidad más absoluta, se oxida el cuerpo y la mente. El ser humano parece programado para llenar su existencia como sea, con el objetivo seguramente de sentirse útil a los demás y a él mismo. Necesitamos un objetivo que cumplir en la vida, y tareas no faltan.

Por lo tanto, siempre será mejor hacer cualquier cosa que no hacer nada.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso