Plusesmas.com

El juego del Burro

Uno tenía que hacer de “burro”, que normalmente se echaba a suertes, colocándose en posición doblando el tronco. Los demás jugadores tenían que saltar por encima de él apoyando sus manos en la espalda del “burro”.

En cada turno se iban añadiendo nuevas dificultades, como era la de que el burro se iba alejando cada vez más de los jugadores, por lo que éstos tenían que coger mucha carrerilla para llegar a alcanzarlo, quien no lo consiguiera, “la ligaba”, colocándose entonces en posición de “burro.”

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso