Plusesmas.com

El Rescate

El que la ligaba se echaba a suertes y tenía que contar hasta cien para que así a los demás les diera tiempo a esconderse. Según iba encontrando a sus compañeros escondidos tenía que decir cogido/a y llevarlos a un lugar. El que la ligaba, según iba buscando a los demás escondidos lo tendría que hacer con cuidado, ya que alguien podría salir de su escondite y correr al lugar donde estaban sus compañeros y gritar: ¡salvado! De esta manera, salvaba a sus compañeros que tendrían que volver a esconderse.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso