Plusesmas.com

Costumbres

La rayuela

miércoles, 14 de mayo de 2014

La rayuela

Muchas veces las niñas bajábamos a jugar a la rayuela, tiza en mano y una piedra pequeña para tirar, no necesitábamos más. La piedra también se llamaba tejo, de ahí le viene uno de los mil nombres que tiene este juego, hasta 43 nombres diferentes dependiendo de dónde estuvieras.

Las reglas son estas: se comienza tirando una piedra pequeña en el cuadrado número 1, intentando que la piedra caiga dentro del cuadrado sin tocar las rayas externas. Se comienza a recorrer la rayuela a la pata coja sin pisar las rayas, guardando el equilibrio hasta que se llega al cuarto piso donde hay dos casillas y podemos apoyar los dos pies. Seguimos al número 6 a la pata coja y nuevamente en el 7 y el 8 apoyamos los dos pies. Y vuelta atrás, toca saltar y darnos la vuelta sin pisar las rayas y deshacer el mismo camino hasta el número 1 donde nos agacharemos a por la piedra sin apoyar el otro pie.

Hay muchas teorías sobre su origen, y la que nos da nuestra querida Wikipedia nos parece como poco poética:

“Se cree que este juego se desarrolló en la Europa renacentista y que la temática está basada en el libro “La divina comedia” de Dante Alighieri, obra en la cual el personaje, cuando sale del Purgatorio y quiere alcanzar el Paraíso, tiene que atravesar una serie de nueve mundos hasta lograrlo. El jugador actúa a modo de ficha. Debe saltar de casilla en casilla, a la pata coja, empujando la piedra que se suponía representaba su alma. Partía de la Tierra para conseguir el Cielo (Urano), vigilando no caerse en el pozo o en el Infierno (Plutón) durante su recorrido. En ningún caso la piedra debía pararse sobre una línea, ya que, de la Tierra al Cielo, no hay fronteras ni zonas de demarcación, ni separaciones, ni descanso.”
rayuela

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso