Plusesmas.com

Costumbres

¿Le lleno el depósito?

jueves, 4 de septiembre de 2014

¿Le lleno el depósito?

Atascos infernales, accidentes de todos los tamaños, carreteras interminables de doble sentido… De todo eso de lo que hablábamos ayer poco más se puede decir. Era lo que había, y había que apechugar con ello. ¡Qué le íbamos a hacer!

Ahora bien, de lo que más de uno se ha acordado, y se sigue acordando, cada vez que necesita echar gasolina a su coche es de aquellas “maravillosas” gasolineras que, no hace tanto tiempo, era posible encontrar en cualquier localidad y en cualquier carretera de este bendito país. Y lo de añorarlas no es solo porque en 1970, por ejemplo, el litro de Súper no costaba más de 10 pesetas, sino sobre todo porque en ellas uno no solo podía repostar. Me explico, en ellas no había de nada, o sea, no se vendían bebidas, periódicos, revistas, barras de pan, aperitivos varios, mapas de carreteras, ambientadores para coche, limpiaparabrisas, bolsas de hielo… y hasta bollos con denominación de origen del lugar.

Lo realmente importante es que uno llegaba con su vehículo, aparcaba delante del surtidor y poco tardaba en salir un señor ataviado con un mono de faena que enseguida preguntaba: “¿Le lleno el depósito?”. Acto seguido, y mientras la gasolina iba alimentando al sediento coche, el señor en cuestión procedía a limpiar los parabrisas, a mirar los niveles si se terciaba y hasta, si uno se lo pedía amablemente, a verificar la presión de los neumáticos. Y todo por el mismo precio, es decir, las 10 pesetas del litro de Súper; merecida propina aparte. ¡Ah!, y sin que el agraciado cliente tuviera que mover un solo dedo.

Vamos, igualito que hoy día, que no solo hay que pagar a 1,45 euros el litro, sino que encima uno mismo tiene que llenarse el depósito, si es que el presupuesto da para ello. Conclusión: un negocio limpio, de esos que, para el cliente, no tienen ni pizca de gracia.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso