Plusesmas.com

Radio, tv y cine

Cita en Las Vegas

miércoles, 6 de agosto de 2014

Cita en Las Vegas

Con Qué noche la de aquel día (1964), la película de Richard Lester que sirvió para que los Beatles debutaran en el cine, se inauguró en los años 60 un nuevo estilo de género musical, en el que el pop y el rock se adueñaron de la pantalla. Entre ellas, no todas estrenadas en nuestro país, estaban Help(1965), en la que los chicos de Liverpool y Lester volvían a repetir, Don’t look back (1965), un estupendo documental en torno a Bob Dylan, y Les idoles (1968), un filme francés que fue todo un éxito.

Pero, sin duda, de todas ellas, la que más furor y entusiasmo causó, y seguramente más recaudación en taquilla, fue Cita en Las Vegas (1964). Dirigida por George Sidney, todo un maestro del musical, el mayor atractivo de este romántico musical era, desde luego, sus protagonistas: la entonces sex symbol Ann-Margret y Elvis Presley, el indiscutible “rey del rock”.

En realidad, más que furor, lo que provocaron los números musicales interpretados, juntos o separados, por la seductora Anna y el “robacorazones” Elvis fue un movimiento sísmico de alto voltaje. Acostumbrados como estábamos a que, en cuestiones de género musical, lo más atrevido que veíamos eran películas del tipo Rocío de la Mancha (1963), con Rocío Dúrcal, o Búsqueme a esa chica (1964), con el Dúo Dinámico, pues resulta fácil imaginar los efectos secundarios que desencadenó el filme.

Y es que, en aquellos tiempos, cómo no caer rendidos a canciones como Viva Las Vegas, C´mon Everybody, The Lady Loves Me o el famoso rock and roll What´d I Say, e incluso a los dos temas que Ann-Margret interpreta sola, Appreciation y My Rival. Al fin y al cabo, los cuerpos, y los corazones, no estaban entonces para muchos sobresaltos.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso