Plusesmas.com

Radio, tv y cine

Películas con historias de sangre azul

miércoles, 25 de junio de 2014

Películas con historias de sangre azul

Después de unas semanas durante las que la proclamación del nuevo rey ha sido la gran protagonista, resulta casi inevitable trasladar la memoria a aquellas películas sobre historias “de sangre azul”, o sea, de reyes, princesas y emperatrices, que tanto gustaban en los años 50. Por supuesto, la primera de ellas fue Sissi (1955), un drama histórico-biográfico ambientado en la fastuosa corte austríaca, que estaba protagonizado por la guapísima Romy Schneider, una joven actriz que tardó poco en enamorar los españoles. El éxito de la película fue total, así que enseguida llegaron otras dos entregas de este meloso “vals vienés”: Sisi Emperatriz (1956) y El destino de Sissi (1957), que también tuvieron miles de seguidores incondicionales.

Ahora bien, la película que de verdad conquistó el corazón de los españoles fue ¿Dónde vas, Alfonso XII?, que se estrenó a bombo y platillo en el Real Cinema de Madrid, el 3 de enero de 1959. Dirigida, curiosamente, por el italiano Luis César Amadori, su impactó fue tal, que por poco no se adelante la instauración de la monarquía a aquel año, lo que no hubiera estado nada mal, dicho sea de paso. Y es que el filme, que reconstruye una historia real en todos los sentidos, tenía todo lo que entonces gustaba tanto, o sea, amor, pasión, toque histórico y mucho melodrama, una combinación perfecta para atrapar a los espectadores.

Protagonizada por el atractivo Vicente Parra, que se convirtió en el galán más famoso y cotizado del cine español de la época, y la actriz y tonadillera Paquita Rica, una reluciente estrella del momento, la película narra la apasionada historia de amor entre el rey Alfonso XII, recién coronado, y su prima María de las Mercedes, que deben sortear todo tipo de dificultades para preservar su amor. Pero qué mala suerte: cuando por fin se casan y todo parece encarrilado, ella fallece a los pocos meses de la boda. Ni que decir tiene que, en cada sesión, no había un solo espectador que no llorara a moco tendido. ¡Fue como una conmoción nacional que no tenía consuelo!

La película consiguió, incluso, que se pusiera de moda aquella cancioncilla que ya se entonaba a finales del siglo XIX, justo tras la muerte de María de las Mercedes, y que decía:

♫♫ “¿Dónde vas, Alfonso XII, / dónde vas triste de ti? / Voy en busca de Mercedes / que ayer tarde no la vi”.

Como resulta evidente, el título de la película estaba tomado de la letra de la canción, al igual que su secuela, ¿Dónde vas triste de ti? (1960), que también tuvo bastante éxito. En esta segunda entrega, el desconsolado Alfonso XII se ve obligado a casarse sin amor con María Cristina de Habsburgo, archiduquesa de Austria (como Sissi, vamos), pero le resultaba imposible borrar el recuerdo de Mercedes, justo lo mismo que les pasaba a los españoles, que parecía como si hubieran perdido a alguien de la familia.

[José Molina]

Categorías

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso