Plusesmas.com

Comprar en Internet: seguridad ante todo

Comprar en Internet: seguridad ante todo

A pesar del crecimiento experimentado en los últimos años por el comercio electrónico, una buena parte de la población considera todavía aventurado dar un número de tarjeta bancaria a través de internet. Temen ser estafados. La desconfianza en la seguridad es todavía el principal escollo para el desarrollo de las operaciones comerciales en línea. Pero, verdaderamente, ¿qué riesgos existen al comprar por Internet? ¿Y cómo podemos protegernos?

Cada año son más los internautas que compran a través de internet. Se calcula que el 68% de los usuarios adquiere productos y servicios en la Red, con un gasto medio de 904 euros. Cada vez serán más y el gasto mayor porque decantarse por este canal de distribución tiene ventajas. Muchas veces los vendedores ofrecen precios más baratos o descuentos y además es posible, sentados delante del ordenador y a golpe de ratón, encontrar tiendas on line muy especializadas con un catálogo amplio; o acceder a productos que no se distribuyen en algunos países y enterarse de todas sus características. Solo parece existir un freno: el miedo al fraude.

En internet, las compras son seguras
La probabilidad de ver su número de tarjeta bancaria pirateado mientras se realiza una compra por Internet es extremadamente escasa. Es un mito incluso. Los sistemas de seguridad establecidos en el cibercomercio son eficaces. Pero el peligro puede venir de otros lados. Los estafadores utilizan a veces, para operar números de tarjetas obtenidos por otros medios: en los tiques de pagos bancarios realizados en los comercios convencionales, por ejemplo, o también a través de páginas que ellos mismos colocan en la red.

Atención a los sitios con los que se comercia
En efecto, ciertos sitios comerciales no son fiables y no ofrecen seguridad a sus transacciones. Algunos han sido creados por estafadores. El resultado es obvio: realizará un pedido que nunca le será entregado y habrá ofrecido al malhechor su número de tarjeta que, sin duda, le servirá más tarde para cometer nuevos fraudes.

Resulta por tanto fundamental realizar las compras por internet en sitios seguros. Para ello se debe comprobar que la dirección URL empieza por hppts:// por un candado cerrado o una llave entera a pie de la página. Sus datos viajarán encriptados bajo un protocolo de seguridad.

Por tanto, no hay que comprar en cualquier sitio. Si se está interesado en una oferta concreta de una página de internet que no se conoce, intente investigar si realmente es una empresa legal. ¿Es una marca reconocida? ¿Hay teléfono de atención al cliente? ¿Tiene sede física? En principio, y como norma general, no hay que fiarse de las direcciones demasiado largas.

Conviene, además, revisar las licencias y los contratos que aparecen en la web antes de efectuar la compra, y comprobar que la web disponga de certificado digital, porque este dato confirmará que la página no es una falsificación. La forma de comprobarlo es muy sencilla: haga doble clic en el candado, de manera que se abra una pestaña mostrando los datos identificativos de la firma que gestiona el dominio en Internet, así como el nombre de la empresa que emitió ese certificado.

Fundamental es también saber que para comprar por internet el vendedor puede solicitarnos nuestro nombre, el número de la tarjeta y su fecha de caducidad, pero nunca pueden pedirnos el número PIN.

Mucho ojo cuando la compra se efectúa a compañías extranjeras. El comercio electrónico es un fenómeno global, pero las normas que lo regulan están dictadas por las autoridades de cada estado o, en el mejor de los casos, por algún ente supranacional como la Unión Europea. Los contratos realizados por vía electrónica están sujetos a la normativa del país en la que resida el consumidor, pero el Estado no puede imponer su legislación más allá de sus propias fronteras. Ello significa que solo nos protegerá la normativa española si compramos en establecimientos radicados en la UE. Fuera de los límites europeos será casi imposible recuperar el dinero.

El resumen de la transacción
Al terminar una compra debe aparecer una página que resume la transacción y que el usuario debe imprimir y guardar, junto a la página que contiene el nombre del negocio, la dirección, el número telefónico y los términos legales de la compra. Debe conservarse esta información hasta recibir el producto y, aún más, hasta que termine el periodo de garantía, si lo tuviera.

Leer más artículos sobre Seguridad en Internet

Cómo usar WIFI de forma segura
Los riesgos de internet
Spam: el correo no deseado en tu buzón de e-mail
Cómo evitar el slamming

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso