Plusesmas.com

'Aequilibrium, naturaleza en equilibrio', real jardín botánico, Madrid

Esta actividad expiró el sábado, 31 de julio de 2010

DIRECCIÓN:
Real Jardín Botánico
Plaza de Murillo, 2
28014 Madrid
Tel: 91 420 04 38
Fax: 91 4200157

www.rjb.csic.es
culturacientifica@rjb.csic.es

FECHA:
Del 16 febrero al 31 de julio de 2010.

HORARIO:
Febrero: de 10.00 a 18.00 h.
Marzo: de 10.00 a 19.00 h.
Abril: de 10.00 a 20.00 h.
De mayo a agosto: de 10.00 a 21.00 h.

PRECIO:
Gratuito, previo pago de la entrada al jardín.
Billete ordinario: 2,5 €.

Estudiantes con carné: 1,25 €.

Grupos superiores a 10 personas: 0,60 €.

Gratuito:
Personas mayores de 65 años.
Niños menores de 10 años.
Profesores debidamente acreditados.
Grupos de estudiantes
de Enseñanza Obligatoria.

ACCESIBILIDAD:
El jardín y sus instalaciones son accesibles en silla de ruedas. Todos los desniveles existentes pueden salvarse mediante rampas.
Sin embargo, algunas zonas como la rocalla pueden ser inaccesibles debido a las rocas y los caminos estrechos.
En taquilla hay sillas de ruedas disponibles.
Existen aseos adaptados para personas con silla de ruedas.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Una exposición muy singular por el concepto, por el entorno y por el contraste entre la vegetación del jardín y estos enormes árboles de acero en movimiento que cobran vida por impulso del viento.

'Aequilibrium, naturaleza en equilibrio', real jardín botánico, Madrid

El escultor jose g. onieva ha colocado en los paseos del jardín sus árboles y flores de acero.

El Real Jardín Botánico de Madrid acoge en sus paseos más emblemáticos una exposición de esculturas del artista madrileño José G. Onieva.

La exposición consiste en una selección de 30 esculturas de árboles, palmeras y flores de acero en varios formatos, entre las que hay piezas de hasta 5 metros de altura. Todas estas obras son equilibrios puros que con el viento están en constante movimiento.

Se ha ubicado un árbol en la Puerta de Murillo, frente al Museo del Prado, puerta de acceso al público, otro en la Puerta del Rey con iluminación nocturna que permite su visión tanto a los viandantes como a los vehículos que circulan por el Paseo del Prado. El resto de la obra se distribuye entre algunos de los caminos más hermosos del jardín y la fachada principal del Pabellón Villanueva.

Esta exposición es, en palabras del propio escultor: “Una alegoría sobre la importancia de mantener nuestro planeta en su estado puro, es decir en un estado de permanente equilibrio”.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso