Plusesmas.com

'Bernardí roig. shadows must dance', ivam, Valencia

Esta actividad expiró el domingo, 31 de enero de 2010

DIRECCIÓN:
IVAM
Calle Guillem de Castro, 118
46003 Valencia
Tel.: 963 863 000
Fax: 963 921 094

www.ivam.es
ivam@ivam.es

LUGAR:
Centro Julio González - Galería 7A, Galería 7B y Galería 99.

FECHA:
Del 26 de noviembre de 2009 al 31 de enero de 2010.

HORARIO:
De martes a domingos, de 10.00 a 20.00 h.
Lunes, cerrado.

PRECIO:
Incluido en la entrada.

Entrada general: 2 €.

Entrada reducida:
Estudiantes Carnet Jove: 1 €.

Acceso gratuito:
Los domingos.
Jubilados-pensionistas.
Minusválidos/discapacitados.
Grupos culturales/cívicos (previa cita).

Otros grupos: 1,05 €.


TIPO DE PÚBLICO:
Público general.

ACCESIBILIDAD:
El edificio es accesible para persona de movilidad reducida y dispone de aseos adaptados.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Porque las figuras de Bernardí Roig nos sumergen en una atmósfera visionaria, en un espacio fronterizo entre el sueño y la realidad.

'Bernardí roig. shadows must dance', ivam, Valencia

Una selección de los trabajos realizados por bernardí roig en los últimos cinco años.

La exposición reúne veinticinco obras entre esculturas, dibujos, vídeos e instalaciones, y se complementa con una fuente de Bernardí Roig inspirada en la famosa foto de Bruce Nauman “Self-Portrait”, instalada en la explanada del IVAM.

Las obras de Bernardí Roig (Palma de Mallorca, 1965) están centradas en el cuerpo humano representado a tamaño natural, al que incorpora un halo de luz de intensidad variable.

Esculturas en aluminio, bronce o resina de poliéster, realizadas a partir de calcos de personas de su propio círculo, mantienen los ojos cerrados frente a una luz que los ciega y los devuelve de forma vertiginosa a su propia soledad, una soledad malherida por el almacén de derrotas en que se han convertido sus cabezas.

Figuras aisladas, algunas congeladas por un frío aterrador y sometidas a la presión de su ausencia de identidad; otras suspendidas en el espacio y envueltas en un blanco metafísico que todo lo cubre, nos conducen a asumir definitivamente la bancarrota de la palabra, la certeza de que no hay comunicación posible.

Estas obras son una continuidad del tejido reflexivo que Bernardí Roig ha desarrollado en torno al exceso de luz, la ceguera, la imposibilidad de la mirada, el desencuentro y la invisibilidad y sus metáforas.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso