Plusesmas.com

Las pozas de edward james, xilitla

DIRECCIÓN:
Las Pozas
Xilitla
San Luis Potosí

www.xilitla.org
laspozasxilitla@gmail.com

CÓMO LLEGAR:
Xilitla se encuentra a una distancia de 64 km al sur de Ciudad Valles, por la carretera México-Laredo (en dirección hacia Tamazunchale).

HORARIO:
Abierto todos los días de año, de 9.00 a 18.00 h.

PRECIO:
Visitas guiadas en español: 200 pesos.
Visitas guiadas en inglés y francés: 250 pesos.

Las visitas tienen una duración de 1 hora y 15 minutos.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Porque recorrer Las Pozas es como pasear por el interior de un sueño.

Las pozas de edward james, xilitla

Un jardín surrealista en medio de la jungla tropical.

No es frecuente que un visionario disponga de los medios económicos (propios o ajenos) necesarios para materializar sus fantasías.
Cuando se produce esta rara confluencia, el resultado son espacios que parecen salidos de un sueño: el jardín de Bomarzo, de Orsini; el castillo de Neuschwanstein,
de Luis II; el Teatro-museo, de Dalí; el parque Güell, de Gaudí… o Las Pozas, de Edwar James.

Edward James (1907-1984), poeta, escultor y mecenas del movimiento surrealista, nació en Escocia en el seno de una familia dueña de una inmensa fortuna.
Le dio la espalda a los círculos aristocráticos ingleses y prefirió frecuentar y apoyar económicamente a varios artistas que tiempo después se convertirían en grandes figuras, como Picasso, Dalí, Leonora Carrington, Stravinsky o René Magritte, quien lo retrató en dos de sus cuadros. Fue el principal patrocinador del pabellón surrealista de la Feria Mundial de 1939 en Nueva York.
Escribió poesía a lo largo de su vida, pero fue en la construcción de Las Pozas donde encontró su propia realización artística.

El origen de Las Pozas se remonta al año 1947, cuando Edward James adquirió una plantación de café cerca de Xilitla. En un principio utilizó el terreno para el cultivo de orquídeas y como hogar de diferentes animales exóticos. Cuando una helada arruinó los cultivos, James inició el proyecto de su extraordinario jardín surrealista. Durante veinte años empleó a cientos de obreros y artesanos en la construcción de treinta y seis estructuras oníricas. Una delirante arquitectura con elementos góticos y egipcios, con reminiscencias de Ensor y Gaudí, con escaleras que no conducen a ninguna parte, arcos invertidos y puertas que aparentan ser de entrada, pero que después de cruzarlas dan la sensación de salida… una obra mayor del surrealismo.

Y todo ello diseminado entre la vegetación tropical de la selva potosina, como vestigios de una civilización perdida.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso