Plusesmas.com

Ourense, el milagro del agua

Ourense fue fundada por los romanos, fascinados por la riqueza aurífera de los cursos de agua que la bañan y las propiedades curativas de muchos de sus manantiales
Visite las Burgas, las fuentes termales de las que manan aguas a setenta grados centígrados, las de máxima temperatura de toda Galicia
La catedral es uno de los templos románicos más importante de la península. Su pórtico del Paraíso fue labrado 50 años después del famoso pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela
Un tren turístico lleva hasta las termas de A Chavasqueira, un lugar donde encontrar la calma en un ambiente muy sofisticado
La orografía toma dimensiones grandiosas en torno al monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, el mayor de la Ribeira Sacra, convertido en un parador de turismo
El cañón del Sil ofrece paisajes soberbios, entre los mejores de Europa, con la suerte de que pueden ser vistos desde la altura a través de una serie de miradores

A Chavasqueira

Ourense cuenta con estas famosas termas de la orilla derecha del río Miño. Las aguas manan a 63 grados centígrados y tienen propiedades curativas para el reuma, la artritis y determinadas afecciones de la piel. El conjunto termal de A Chavasqueira consta de dos partes, una al aire libre, con pequeñas piscinas de uso gratuito, y una segunda zona cerrada. Esta última tiene una decoración de inspiración zen, que garantiza la calma y el sosiego, sobre todo en su precioso jardín de piedras extraído de la tradición japonesa. Durante los fines de semana cierran a las tres de la madrugada, para que los noctámbulos puedan relajarse. Tel. 988 214 821.
La ruta del rey Alfonso X el Sabio

A tan solo 21 kilómetros de Ourense, se alza Allariz. La leyenda cuenta que debe su nombre a Alarico y que fue corte de los reyes suevos. Sus calles se adornan con iglesias románicas y el Real Monasterio de Santa Clara. Un breve paseo nos lleva hasta el Ecoespacio do Rexo, donde el artista Ibarrola ha vuelto a fundir su obra con la naturaleza. La ruta puede continuar hacia Xunqueira de Ambía y su colegiata, prolongándose hacia la iglesia prerrománica de Santa Eufemia de Ambía y el balneario de Baños de Molgas. Además, su estación de ferrocarril ha sido recuperada para el turismo, alojando una cantina, un albergue y el legado del humorista Moncho Borrajo, que ha cedido a su pueblo natal su biblioteca y su colección de arte. El itinerario puede terminar frente al castillo de Maceda (donde vivió Alfonso X).

Los cañones del Sil

Desde Noguera de Ramuín se realizan numerosas excursiones al cañón do Sil, es decir, a la Ribeira Sacra. Recomendado realizar una navegación inolvidable entre paredes rocosas que, en algunos tramos, alcanzan los 500 metros de altura. También se pueden realizar actividades acuáticas y de multiaventura, ya que varias empresas de ocio activo actúan en la zona. Tel. Ayuntamiento: 988 201 023.

Datos

- La media de esperanza de vida de los gallegos se sitúa en los 83 años para las mujeres y en los 76 para los hombres.

- En Galicia viven 587 137 personas mayores de 65 años (1 de cada 5 habitantes), de las cuales 74 326 tienen más de 85 años.

- Estudios realizados en este ámbito indican que para el 2017 el 12,4% de los gallegos tendrá menos de 14 años y el 12,3% más de 75.

Información turística

- Patronato Provincial de Turismo. Tel. 988 391 085. www.turismourense.com.

- Oficina de Turismo Municipal de Ourense. Tel. 988 366 034 / 064.

- Oficina de Turismo de la Xunta de Galicia. Tel. 988 372 020.

- Aula de Naturaleza. Tel. 988 388 135. Información de las riberas del Miño.

- Tren de las Termas. Tel. 988 366 064. Recorrido en tren turístico a los manantiales y termas de la orilla derecha del Miño.


Guía práctica
- Cómo llegar. En coche por la autovía A-52 que comunica con Madrid, Vigo y Oporto. También por la AP-53, autopista a Santiago de Compostela y A Coruña. En tren, información en el tel. 902 240 202. En autobús, información en el tel. 988 216 027. En avión, los aeropuertos más cercanos son Peinador en Vigo (45 min.), Lavacolla en Santiago de Compostela (60 min.) y Alvedro en A Coruña (90 min.)
- Balnearios. Existen numerosas ofertas de fin de semana que ofrecen alojamiento y tratamientos termales. LobiosCaldaria (****). Lobios. Tel. 988 010 050. LaiasCaldaria (***). Laias. Tel. 988 280 409. ArnoiaCaldaria (***). Arnoia. Tel. 988 492 400.
- texto Dónde dormir. Hotel Francisco II ****, tel. 988 242 095). Gran Hotel San Martín (****, tel. 988 371 811). Hotel Auriense (****, tel. 988 234 900).
- Imprescindible.
- Mercado de antigüedades en la Plaza Mayor el primer domingo del mes.
- Rua dos Artesans, tiendas de artesanía muy tentadoras.
- Ruta de la Esmorga, escenarios reales de la novela de Blanco Amor, en el casco antiguo.
- Termas de la orilla derecha del Miño. Ruta termal.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Si hace sol, las vistas son espectaculares. Pero también lo son con lluvia, cambiando completamente el paisaje y la sensación que de él emana.

Ourense, el milagro del agua

El miño y sus afluentes dan lugar a algunos de los paisajes culturales más bellos de la españa verde. disfrutar de sus riberas y de las aguas termales es una especialidad que ofrece la ciudad de ourense, cuyas calles reflejan el sentido artístico de sus pobladores desde hace más de dos mil años. descubrirla resulta todo un placer para la vista, el gusto y el tacto.

En Ourense se da la más perfecta conjunción del agua y de la piedra. Todo bajo el signo del oro, que refulge en el propio nombre de la ciudad. La riqueza aurífera de los cursos de agua que la bañan y las propiedades curativas de muchos de sus manantiales impulsaron a los romanos a levantar una urbe a orillas del Miño donde asentarse con voluntad de permanencia. Hoy la piedra dorada de sus edificios históricos entrega una imagen áurea a las aguas del gran río gallego que discurre majestuoso bajo los tres puentes que son símbolo de la capital.

El principal, el de mayor abolengo, es el puente romano o ponte Vella, construido para facilitar el acceso al corazón de la Auria romana, apretada en torno a las aguas termales de las Burgas. De su construcción original, apenas quedan los cimientos. El resto está formado por elementos góticos del siglo XIII y los procedentes de reconstrucciones posteriores. Porque, si la extracción del oro hizo de Ourense una de las ciudades más ricas del imperio, hasta el punto de contar con un pretorio, su importancia no decayó en los siglos siguientes, llegando a ser la corte del reino de los suevos en los inicios del medievo y, a partir del año 569, sede episcopal de notoria relevancia. De ahí que el casco histórico esté repleto de monumentos medievales.

Las zonas ajardinadas de las riberas permiten dar un breve paseo para contemplar el segundo gran puente, el puente Nuevo, que fue terminado en 1918, cuando el ansia de progreso impregnaba todos los ambientes orensanos. El mismo afán se plasmaría tiempo después en obras tan destacables como el viaducto del ferrocarril, que une Ourense con Zamora, con Santiago de Compostela y A Coruña. Y en dirección opuesta encontramos el puente del Milenio, una imponente construcción de estética vanguardista inaugurada en 2001, desde el que se hace posible, mediante una pasarela curva, asomarse a la ciudad a 22 metros de altura y contemplar el entramado de calles que encajan en una olla perfecta encerrada entre montañas. Es el emblema de la modernidad y del desarrollo de una urbe, la de mayor tamaño en 100 kilómetros a la redonda, convertida en centro industrial, comercial, cultural y universitario de la Galicia interior.

Iglesias y pazos
Al deambular por el laberíntico trazado del casco antiguo, el visitante se sumerge en un universo de fachadas de piedra pertenecientes tanto a recintos sagrados como a pazos civiles cuajados de historias. De cuando en cuando, una pequeña plaza sirve de remanso en el ir y venir de las gentes. Hay que llegar al corazón hirviente, a las Burgas, las fuentes termales de las que manan aguas a setenta grados centígrados, las de máxima temperatura de toda Galicia. El vapor pone un caudal de misterio en los días de invierno haciendo verosímiles las leyendas urbanas. A dos pasos, se abre la Plaza Mayor, de edificios con soportales y suelo inclinado, antiguo mentidero de los orensanos, donde acudían para ser vistos e informarse de las novedades de la vecindad. Llaman la atención el edificio del Ayuntamiento y el del contiguo Museo Arqueológico, que se alza sobre el solar que, según dicen, ocupara el pretorio romano y que sucesivamente fue residencia de reyes suevos y palacio episcopal (en la actualidad se están realizando prospecciones arqueológicas, que pueden ser visitadas, acompañados de un arqueólogo).

En sus salas se exhiben piezas de diferentes culturas prehistóricas y del mundo de los castros, tan importantes en la arqueología galaica. Quien esté interesado en ellos puede realizar una excursión a Santomé (a 1 km de la ciudad), donde, oculto en la espesura del bosque, existe un castro impresionante junto a un no menos interesante yacimiento romano.

En la plaza del Trigo puede admirarse la puerta sur de la Catedral, con sus tres arquivoltas labradas. La traza de la Catedral ofrece el aspecto de una fortaleza defensiva y, en efecto, servía de refugio a la población en caso de peligro. Hoy está considerada como uno de los templos románicos más importante de la península. La belleza de sus tres fachadas solo es comparable a la de su pórtico del Paraíso, labrado 50 años después del famoso pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, en el que evidentemente se inspira. Pero, a diferencia del de Santiago, conserva la policromía. Entre las capillas destaca la del Santo Cristo, donde se venera una talla del Crucificado realizada en el siglo XV con un realismo absoluto. Hay quienes aseguran que le crece el pelo y la barba. Sin llegar a tales extremos, lo cierto es que la descarnada imagen, rodeada de adornos barrocos, impresiona fuertemente a quien la contempla.

A la salida de la Catedral, resultará agradable sentarse en algún café de pasado literario o bien tomarle el pulso a la ciudad saboreando en sus tradicionales bares de tapas los buenos vinos de la tierra acompañando a una sabrosa gastronomía que cuida en extremo la calidad de las variadas viandas.
La rua do Paseo y los numerosos parques de Ourense, como el Posío (antiguo jardín botánico, lugar de reunión de artistas orensanos, que convirtieron Ourense en la «Atenas gallega»), invitan a disfrutar de un ambiente romántico, repleto de referencias literarias decimonónicas. En la Alameda se conoce otra cara de la ciudad, la modernista. El arte aparece en los lugares más insospechados, ya que en los últimos años se han levantado numerosas esculturas realizadas por artistas locales.

Para terminar de relajarse nada mejor que subirse al tren turístico que lleva a la zona termal de la orilla derecha del río Miño. Tras pasar el puente del Milenio, aparecen las termas de A Chavasqueira, un lujo al estilo japonés, para encontrar la calma en un ambiente muy sofisticado. A pie, en bici o en el mismo tren se puede seguir el paseo hasta las Burgas do Muíño de A Veiga, una inmensa piscina termal que ofrece también un área recreativa. Más adelante, surge otra zona termal, la de las Pozas de Outariz, con cuatro piscinas y un área ajardinada de uso público, perfecta para los urbanitas de todos los tiempos.

La Ribeira Sacra
Ourense es la única provincia gallega que no se asoma al mar. Sin embargo, posee un sinfín de ríos, lagos, lagunas y embalses que llegan a ofrecer 500 kilómetros cuadrados de superficie acuífera, con más de 200 kilómetros navegables que hacen posible la práctica de numerosos deportes acuáticos. La escapada más célebre, la Ribeira Sacra, arranca a las espaldas de Ourense. Por la carretera OU-536 nos adentramos en uno de los itinerarios culturales más apasionantes del viejo continente. La primera parada se realiza en San Pedro de Rocas, donde los eremitas labraron en la piedra un santuario considerado el más antiguo de Galicia. El Centro de Interpretación de la Ribera Sacra pone a disposición del viajero toda la información del curso final del río Sil, donde los eremitas se entregaron a la vida contemplativa a partir del siglo VI, creando los embriones de los monasterios posteriores, sobre todo los levantados del siglo XI al XIII. Los monjes apartados del mundanal ruido pervivieron con más o menos fortuna hasta la desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX.

Pronto alcanzamos el mirador de Loña do Monte. La orografía toma dimensiones grandiosas en torno al monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, el mayor de la Ribeira Sacra, convertido en un parador de turismo impresionante. Sus tres claustros son una auténtica sinfonía de piedra, que abarca del románico al Renacimiento. Al ascender a los Penedos do Castro se pisa el solar del castillo de Leovigildo. Según avanzamos, las vistas panorámicas son cada vez más espectaculares. El lecho del Sil aprovechó una fractura tectónica para ir horadando su curso entre paredes verticales que superan los 300 metros de altura. El cañón del Sil ofrece paisajes soberbios, entre los mejores de Europa, con la suerte de que pueden ser vistos desde la altura a través de una serie de miradores –como el de Cabezoás y los Balcones de Madrid– y desde el nivel del agua, gracias a unos catamaranes que realizan la travesía desde el embarcadero de Santo Estevo. Las paradas se suceden en el monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil, con su preciosa iglesia de estilo románico, y en Vilariño Frío, cuyo puente romano recuerda al cónsul Décimo Junio Bruto, que extendió la romanización al vencer la resistencia galaica en el río Duero, en el 137 a. C. Los romanos también dejaron tras de sí el cultivo de la vid en los bancales, que hoy permiten la producción de unos caldos excelentes, regulados por la denominación de origen Ribeira Sacra. Saborearlos, acompañados de bica (un dulce tradicional) bajo el castillo de Castro Caldelas resulta un placer tanto para el gusto como para la vista.

Mucho que ver y ocio para compartir
Hay más cosas en Ourense de las que las guías turísticas son capaces de descubrirnos, sobre todo cuando el viajero se adentra en la madurez de su vida. Porque, además de los indudables atractivos culturales y etnográficos que ofrece su capital y su privilegiado entorno comarcal, la provincia se caracteriza por su riqueza en modelos de ocio para los mayores, inspirados siempre en el convencimiento de que tan importante como fomentar la ocupación del tiempo es impulsar la diversión para todas las edades. Quizás por ello, Ourense se ha convertido en escenario de un buen número de encuentros para los más maduros, entre los que destaca la «xuntanza» de Carballiño, una auténtica fiesta nacional que se celebra habitualmente en la última quincena de junio o primera de julio. Solo el pasado año, más de 30 000 personas procedentes de todas las comunidades autónomas se dieron cita en este encuentro en el que los mayores no son los extras de la fiesta, sino los auténticos protagonistas de unas actividades especialmente diseñadas para ellos. Una cita tan tradicional bien puede constituir un atractivo más para conocer todo lo que esconde Ourense. (Bieito Seara, Director Xeral de Acción Social. Xunta de Galicia. Vicepresidencia).

Galisenior: Salón Galego dos Nosos Mayores
En Ourense se celebra, cada dos años, el único salón del noroeste peninsular íntegramente dirigido a las personas de edad avanzada, a sus familias y a todo el sector profesional, con el propósito de presentar, informar y orientar; y favorecer así un envejecimiento activo y una calidad de vida óptima para este importante colectivo de la población gallega.

La V edición tuvo lugar a finales de 2006 y ya preparan la próxima, animados por los éxitos anteriores. Galisenior es un salón participativo con tres amplias áreas fundamentales: área institucional, área de comunicación, ocio y tiempo libre y área comercial.

Los objetivos se cumplieron y los logros se mantienen. El más justo: promover la participación de los mayores, especialmente del medio rural, en una sociedad para todas las edades. El más gratificante: ofrecer alternativas saludables y entretenidas de ocio. El más práctico: facilitar el acceso de las personas de edad y de sus familiares a informaciones útiles, como asistencia, salud, apoyo social, vivienda… El más progresista: fomentar la colaboración, el compromiso y el intercambio de experiencias entre profesionales, Administración y entidades implicadas en Galicia en la atención a personas mayores. El más integrador: suscitar en este colectivo social la reflexión sobre su propio rol en el mundo actual. El más realista: fomentar una imagen positiva y diferente de los mayores.
En Galisenior se celebró también el 1.er Foro Gerontológico Internacional sobre Envejecimiento, con la intervención de más de 60 expertos, que intercambiaron sus conocimientos y experiencias más novedosas. Dejaron constancia de su provechoso debate recogiendo en un decálogo sus principales conclusiones.

Stands, talleres, actividades, mesas redondas y foros nacionales e internacionales crearon el ambiente propicio para este magno encuentro.

Un salón con futuro porque está encuadrado en el progreso social y económico, en la investigación y la divulgación cultural y científica para el bienestar de las personas.
www.galisenior.es

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso