Plusesmas.com

'Por laberintos', cccb, Barcelona

Esta actividad expiró el domingo, 9 de enero de 2011

DIRECCIÓN:
Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona
C/ Montalegre 5
08001 Barcelona
Tel. 93 306 41 00
Fax 93 306 41 01

www.cccb.org
globalcccb@cccb.org

FECHA:
Del 28 de julio de 2010 al 9 de enero de 2011.

HORARIO:
De martes a domingo: de 11.00 a 20.00 h.
Jueves: de 11.00 a 22.00 h.
Cerrado los lunes no festivos.

PRECIO:
Precios de entrada a la exposición:
Tarifa normal: 4,50 €.
Entrada reducida: 3,40 €.
(Los miércoles no festivos y jubilados, familias numerosas, estudiantes menores de 25 años y visitas en grupo (mínimo 20 personas).

Entradas combinadas para dos exposiciones:
Normal: 6 €.
Reducida: 4,50 €.
Entrada gratuita:
Para menores de 16 años, Amigos del CCCB, jubilados titulares de la Tarjeta Rosa, parados, miembros del ICOM y, también, el primer miércoles de cada mes, los jueves de 20.00 a 22.00 h y los domingos de 15.00 a 20.00 h.

TIPO DE PÚBLICO:
Público General.

ACCESIBILIDAD:
Las instalaciones de este centro son accesibles para personas con movilidad reducida.
El museo dispone de ascensor y baños adaptados.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Tal y como señala Eco, autor del prólogo del catálogo de la exposición: “La historia milenaria de los laberintos revela la fascinación que siempre ha despertado en el hombre porque, de algún modo, le hablan de la condición humana: existen infinitas situaciones en las que es fácil entrar pero de las que es difícil salir”.

'Por laberintos', cccb, Barcelona

Exposición sobre los laberintos, con sus implicaciones mágicas, religiosas, simbólicas, estéticas, morales y científicas.

Esta exposición realiza un repaso del concepto y la representación del laberinto a lo largo de la historia (haciendo una clara distinción entre laberintos de recorrido único, unicursales y de recorrido múltiple, multicursales) y reflexiona acerca de la vigencia de este elemento y de las diferentes prácticas y usos más actuales.

La muestra plantea espacios muy diferenciados que se ilustran con obras de diferentes procedencias y formatos, autores y épocas, como, por ejemplo, piezas arqueológicas, grabados, fotografías, planos, proyecciones o maquetas, aparte de piezas –audiovisuales, animaciones, interactivos– creadas expresamente para la muestra.

La exposición se divide en cuatro ámbitos:

1. Plaza.

En el Pati de les Dones se ha creado un umbráculo con un laberinto de trama rectangular. El umbráculo cuelga por encima de los arcos de acceso y está formado por una trama de cables a los que se ha fijado unas piezas que forman el diseño del laberinto. La sombra de este conjunto dibuja, en el suelo y las paredes del patio, un laberinto móvil según las horas del día, que podrá contemplarse y se podrá caminar en él.

2. Laberintos unicursales.

El recorrido de este espacio es intricado pero único.
Se realiza una primera distinción entre laberintos conceptuales, grafiados en la piedra o sobre el papel, que podemos recorrer con el ojo o con un dedo, y laberintos en los que entramos físicamente y podemos recorrer andando. Se presentan grabados sobre piedra, el laberinto cretense representado en monedas y cerámica griega, mosaicos romanos, laberintos de catedrales góticas, así como facsímiles de manuscritos medievales y varios libros del siglo XVI al XIX que contienen la representación del laberinto.

Se incluyen, asimismo, obras de artistas contemporáneos –Robert Morris, Terry Fox, Richard Long...–, que tienen los laberintos históricos como fuente de inspiración y que llevan la representación del laberinto unicursal hasta nuestros días.

Este espacio desemboca en una sala destinada a la figura del minotauro y a la relación del laberinto con la danza.

3. Crisis del concepto del laberinto unicursal.

En este apartado se analizan cuestiones como la inutilidad del hilo de Ariadna en el caso de los laberintos unicursales. Se presta especial atención a Giovanni Fontana (siglo XV) autor de los primeros laberintos multicursales conscientemente representados como tales, con la libertad de elegir el camino en varios cruces y con la posibilidad de perderse tras llegar a varios culs de sac.

Se dedica una sala a la relación entre laberinto y memoria, con un hormiguero como pieza central que permite una aproximación al tema desde la perspectiva de las ciencias de la naturaleza.

4. Laberintos multicursales.

El recorrido en este espacio no es único, sino repleto de alternativas, posibilidades de elección y culs de sac, con paredes más altas que la altura de la vista, a diferencia del espacio unicursal en el que el mobiliario expositivo es más bajo.

La entrada en este espacio se centra en los laberintos vegetales que figuran en numerosos jardines de la aristocracia europea de los siglos XVI al XVIII. El recorrido se bifurca en varias salas en que se desarrollan temáticas vinculadas a espacios concretos –el laberinto de Versalles– o autores (escritores, arquitectos, artistas) para quienes el laberinto ha sido un tema importante en su obra.

En este espacio nos encontramos, asimismo, con un laberinto de espejos transitable y con una sala con una instalación audiovisual que recoge la presencia del laberinto como espacio vivido en el cine.

Imagen: “Arkville Maze Maquette”. Michael Ayrton, 1968. Cortesía de Jacob E. Nyenhuis, Michigan.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso