Plusesmas.com

Una obra. un artista: 'La muerte de lucrecia', museo del prado, Madrid

Esta actividad expiró el domingo, 30 de enero de 2011

DIRECCIÓN:
Museo del Prado
Paseo del Prado s/n
28014 Madrid
Tel.: 91 330 28 00/91 330 28 82
902 10 70 77
Fax: 91 330 28 56

www.museodelprado.es
museo.nacional@museodelprado.es

FECHA:
Sábados y domingos de enero de 2011.
Excepto el domingo 2 de enero.

HORARIO:
Sábados a las 12.30, 16.00 y 17.30 h.
Domingos a las 11.00 y 12.30 y 16.00 h.

TIPO DE PÚBLICO:
Público general.

PRECIO:
Actividad gratuita previa inscripción.

INSCRIPCIÓN:
Es necesario inscribirse, 30 minutos antes del comienzo de la actividad, en el punto de encuentro del Área de Educación, situado en el vestíbulo del Edificio Jerónimos.
Máximo 20 personas por grupo.

ACCESIBILIDAD:
Edificio adaptado para personas con movilidad reducida.
El museo dispone de ascensores, rampas, plataformas y aseos especialmente diseñados para su uso. Sillas de ruedas manuales y bastones gratuitos en todos los accesos.

POR QUÉ NOS GUSTA...
Una actividad ideal para conocer a fondo esta obra, una de las más notables de este artista capital de la pintura española del siglo XIX.

Una obra. un artista: 'La muerte de lucrecia', museo del prado, Madrid

Visitas gratuitas dedicadas a esta obra de eduardo rosales.

Todos los fines de semana de cada mes, un experto analiza una obra en relación con el artista que la creó, en la sala en la que se encuentra expuesta. Es una actividad gratuita para la que es necesario inscribirse previamente.


Cada mes está dedicado a una obra y a un artista.
La que se analizará durante los fines de semana de enero es la obra “La muerte de Lucrecia”, pintada por Eduardo Rosales en 1871.

Eduardo Rosales (Madrid, 1836-1873) representa en este cuadro cómo Lucrecia, tras ser violada por Tarquinio, hijo del rey de Roma, se da muerte ante su padre y su esposo, quienes sostienen su cuerpo mientras su primo Bruto, con el puñal ensangrentado en la mano, clama venganza.


Presentada a la Exposición Nacional de 1871, logró una primera medalla gracias a la modernidad con que fue abordada. La técnica, de ancha factura y golpes de pincel muy empastado, no está reñida con un dibujo firme y fuerte. Por otro lado, la emocionante utilización de la luz en claroscuro, resaltando las figuras pero dejando en penumbra la estancia, contribuyen a crear el efecto dramático deseado.


Imagen: “La muerte de Lucrecia”. Eduardo Rosales, 1871.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso