Plusesmas.com

ALERGIA

Síntomas y tratamiento de la alergia al polen

Síntomas y tratamiento de la alergia al polen

Los granos de polen, que son partículas microscópicas de plantas y son los alérgenos que producen más síntomas alérgicos.

Dra. Marta Ferrer Puga
Especialista en Alergología Consultor
Departamento de Alergología
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

CONTENIDO AUDIOVISUAL

➤ Vídeo: Cómo funcionan los pulmones
➤ Vídeo: Cómo se produce el asma
➤ Vídeo: ¿Por qué se producen las alergias?
➤ Vídeo: ¿Por qué se produce la rinitis alérgica?
➤ Vídeo: ¿Cómo se usan los inhaladores respiratorios?
➤ Vídeo: ¿Qué son los broncodilatadores?

¿Qué es?

Es una reacción alérgica que consiste en que nuestro organismo percibe como algo nocivo una sustancia, normalmente una proteína, (que denominamos alergeno) que no lo es. Este contacto pone en marcha una respuesta inmunológica exagerada que se manifiesta en diversos órganos del cuerpo. Tiene un carácter estacional

¿Cual es su causa?

Los granos de polen, que son partículas microscópicas de plantas y son los alérgenos que producen más síntomas alérgicos. Existen tres tipos de polen alergénicos: de gramíneas, de árboles y de malezas. En general, los árboles polinizan desde febrero hasta abril, las gramíneas en mayo y junio y las malezas desde abril o mayo a septiembre. Según las condiciones climáticas, hay zonas en que este calendario varía y además hay variaciones interanuales dependiendo de cómo haya sido, por ejemplo, la pluviosidad del año anterior. Se considera que a partir de 50 granos de polen por metro cúbico, puedan producirse manifestaciones de síntomas alérgicos. Los pólenes que más frecuentemente causan la rinitis alérgica son abedul, álamo, olmo, roble, olivo, chopo, gramíneas y arbustos. El polen de la hierba (aparece preferentemente en verano) es más propenso a causar alergia porque pesa muy poco y es fácilmente transportado largas distancias por el viento. En cambio, el polen de la mayor parte de los árboles (aparece preferentemente en primavera) es más pesado, sedimenta con rapidez y hay que estar bastante cerca del árbol para inhalarlo. Los pólenes cuando absorben humedad aumentan de tamaño y se convierten en granos tan pesados que pierden su facultad de poder ser aerotransportados. Por tal motivo, cuando llueve, desciende bruscamente el índice de granos de polen en el aire. Esta es la causa de que para los pacientes alérgicos polínicos, los días de lluvia sean los mejores, y los peores los días ventosos y dentro de éstos, los de viento terral. Pero no siempre la lluvia significa un alivio para el alérgico al polen, una intensa y repentina tormenta puede producir una resuspensión de las partículas que estaban en el suelo y, en pocos minutos, el ambiente puede alcanzar concentraciones extremas, causando intensos síntomas.

¿Cuales son sus síntomas?

El polen fue uno de los primeros alérgenos en descubrirse, y su sintomatología se denominó "fiebre del heno". El cuadro clínico puede ser leve y de corta duración provocando solamente molestias nasales o cuadros más severos con afectación ocular y respiratoria.
Consiste en rinoconjuntivitis: que se caracteriza por ataques de rinorrea (goteo nasal acuoso) con intenso escozor de la mucosa nasal que provoca congestión nasal y accesos paroxísticos de estornudos. Suele acompañarse de conjuntivitis con intenso lagrimeo, escozor, molestias con la luz y enrojecimiento del ojo. Si el cuadro se agrava puede incluso que se manifieste como asma bronquial con "pitidos" al respirar, tos y dificultad respiratoria.

¿Cómo se diagnostica?

La historia clínica suele ser suficiente para el diagnóstico por su patrón estacional característico.
Si se quiere determinar concretamente el polen causante son muy útiles las pruebas cutáneas en donde se inoculan en la piel los distintos alérgenos sospechosos y se observa si se produce la reacción inflamatoria característica. El fundamento de esta técnica es el reproducir en la piel la reacción que presentamos en otras partes del organismo. Además es posible realizar análisis de sangre con lo que de una forma más precisa podemos cuantificar y demostrar la presencia de anticuerpos específicos frente a ese alérgeno. Además de las pruebas cutáneas habituales, contamos con la posibilidad de medir la IgE por microarrays, lo que nos da información valiosa sobre los alérgenos que reconoce el paciente.

Medidas preventivas

La mejor medida de prevención es la de evitar la exposición al alérgeno. En este caso el evitar el polen es extremadamente difícil porque estas sustancias están muy diseminadas pero como medidas preventivas podemos:

Evitar la salida a la calle o al campo, sobre todo si hace un día caliente o con viento, circunstancias en las que la cantidad de polen aumenta. Cerrar las ventanas del dormitorio y del coche especialmente entre la una y las ocho de la madrugada, que es cuando la cantidad de polen en el aire es mayor. Usar sistemas de aire acondicionado que reduzcan las partículas de polen. No colgar ropa en el exterior para que se sequen. No permanecer en sitios cerrados. Evitar irritantes conocidos como el humo del tabaco, gasolina, atomizadores etc... Higiene adecuada de las fosas nasales con el uso de suero fisiológico o agua de mar isotónica.

¿Cuál es su tratamiento?

Prevención evitando la exposición al alérgeno. En este caso evitar el polen es extremadamente difícil. Por tanto, se tratan los síntomas con antihistamínicos, preferiblemente los de segunda generación por su baja acción sedante, por vía oral o tópica son efectivos para disminuir el picor, los estornudos y la rinorrea, y los descongestionantes nasales también son eficaces y en muchas ocasiones sirven para prevenir la aparición de los síntomas. En ocasiones si los anteriores tratamientos no son eficaces o el paciente tiene una alergia a alguna sustancia en concreto, se puede tratar la causa con las vacunas para la alergia (inmunoterapia), para modificar o suprimir la respuesta alérgica y así disminuir la intensidad de las reacciones alérgicas.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Asma: deja atrás los mitos

    Asma: deja atrás los mitos

    A pesar de que su prevalencia se ha duplicado en la última década, es una de las enfermedades peor conocidas. Para evitar riesgos, nada como aclarar ideas.

  • Alergia a los ácaros

    Alergia a los ácaros

    Los ácaros son habitantes naturales de nuestro entorno doméstico

  • Alergia a los hongos

    Alergia a los hongos

    Los hongos son alergenos de los que se habla poco y, sin embargo, son altamente alergénicos, afectan sobre todo a niños y no son fáciles de eliminar. Algunas esporas de hongos tienen capacidad alergénica, pues existen un tipo de ellas que se hallan en el a

  • Alergias respiratorias: todo lo que debes saber

    Alergias respiratorias: todo lo que debes saber

    El 23% de los españoles padece algún tipo de alergia y se prevé que, en 20 años, será alérgica la mitad de la población, según la Sociedad Española de Alergología. Además de la predisposición genética, la contaminación, las sustancias irritantes, e incluso el estrés y el exceso de higiene se barajan como factores fundamentales.

  • Tratamientos contra la alergia respiratoria

    Tratamientos contra la alergia respiratoria

    El 23% de los españoles padece algún tipo de alergia y se prevé que, en 20 años, será alérgica la mitad de la población, según la Sociedad Española de Alergología. Además de la predisposición genética, la contaminación, las sustancias irritantes, e incluso el estrés y el exceso de higiene se barajan como responsables de la explosión de casos.

  • Causas y tratamiento de la rinitis alérgica

    Causas y tratamiento de la rinitis alérgica

    La rinitis es una de las enfermedades más frecuentes en la población general. Es la inflamación de la mucosa nasal y los síntomas suelen ser los típicos de un resfriado, con picor nasal, estornudos, mucosidad y congestión nasal. Te explicamos las causas y tratamiento de la rinitis alérgica.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso