Plusesmas.com

CÁNCER DE VEJIGA

Aparición y tratamiento del cáncer de vejiga

Aparición y tratamiento del cáncer de vejiga

La vejiga es un órgano que almacena la orina a baja presión, se vacía por completo de forma voluntaria y mantiene la continencia en los intervalos.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: ¿Por qué se produce la infección del tracto urinario?
➤ Vídeo: ¿Cómo se produce una infección de vejiga?
➤ Vídeo: ¿Qué es la incontinencia de vejiga?

¿Qué es?

La vejiga es un órgano que almacena la orina a baja presión, se vacía por completo de forma voluntaria y mantiene la continencia en los intervalos. Anatómicamente está formada por dos capas diferentes: una mucosa en contacto con la orina que se denomina urotelio y un músculo llamado detrusor, situado en profundidad y responsable de la contracción y vaciamiento. El cáncer vesical se deriva del urotelio. Constituye el 9 por ciento de todos los cánceres del varón y el 4 por ciento de los tumores femeninos. Cuatro veces más frecuente en el hombre que en la mujer, afecta fundamentalmente a pacientes por encima de los 50 años.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque en la mayoría de los casos la causa es desconocida, en algunos pacientes se ha asociado a exposición a b-naftilamina y otras aminas aromáticas (grupo de compuestos químicos: benzidina, 4-amino-bifenil, la MOCA, O-toluidina) y al tratamiento con ciclofosfamida sistémica. El hábito tabáquico duplica el riesgo de padecerlo.

¿Qué tipos de tumores vesicales existen?

Aunque histológicamente se trata de tumores de la misma naturaleza (carcinoma de urotelio en el 95 por ciento de los casos, excepcionalmente escamoso o adenocarcinoma), se dividen en dos grupos desde el punto de vista pronóstico y terapéutico: superficiales y profundos. Los primeros afectan a la mucosa vesical e incluyen: Ta (afecta sólo la mucosa), T1 (afecta a la mucosa e invade la lámina propia sin afectar la capa muscular o Tis (carcinoma "in situ" intraepitelial).Los profundos afectan a la mucosa y a la capa muscular de la vejiga. Se denominan T2 (si afectan la capa muscular), T3 (si alcanzan la zona perivesical o pericisto) y T4 (cuando alcanzan órganos vecinos). Los tumores, especialmente los profundos, pueden extenderse a otros órganos (metástasis a distancia).

¿Cómo se diagnostica?

La hematuria (sangre en la orina) es el signo principal. Aparece en el 85 por ciento de los casos y habitualmente es indolora y con coágulos. Los síntomas de irritación vesical (orinar muchas veces, escozor o dolor), aparecen de manera caprichosa.Aunque radiológicamente, la ecografía permite hacer el diagnóstico evidenciando una masa intravesical, la confirmación siempre es endoscópica (es decir, la visión directa del interior de la vejiga mediante un cistoscopio). La exploración, en la actualidad y merced a los cistoscopios flexibles, es sencilla y prácticamente indolora. El diagnóstico debe completarse con la extirpación endoscópica completa o máxima del tumor (se realiza con anestesia a través de la uretra y se denomina resección transuretral). La pieza así extirpada deberá ser analizada por el patólogo para conocer el tipo de tumor, su grado de diferenciación (grado 1, 2 ó 3): que mide la agresividad tumoral (el grado 1 es el de mejor pronóstico y el grado 3 el más agresivo) y la profundidad de afectación en la pared. Los métodos radiológicos y endoscópicos con biopsia incluida son suficientes para una separación correcta de los tumores superficiales y profundos. Cuando el tumor es profundo, es obligado realizar estudio para valoración de metástasis y extensión local (tomografía axial computarizada -TACo escanner abdominal y gammagrafía ósea). El mejor medio de estadiaje es la MRI con gadolinio -resonancia magnética con gadolinio-. (Sem Urol 14:56;1996)

¿Cómo se tratan y qué pronóstico tienen?

Superficiales (Ta, T1, Tis):El objetivo es extirpar el tumor y evitar las recidivas y la progresión. Tratamiento: El tratamiento central consiste en la extirpación del tumor mediante resección transuretral (a través de uretra, sin herida quirúrgica). Además, los pacientes T1 requieren tratamiento complementario para disminuir el número de recidivas (alcanzan el 70 por ciento, si no se realiza). Consiste en instilaciones endovesicales -aplicación en el interior de la vejigade quimioterápicos (Tiotepa, Mitomicina C y Adriamicina son los más utilizados) o inmunoterápicos (BCG). Con tratamiento complementario el índice de recidivas desciende al 40 por ciento. Vigilancia: El 10-20 por ciento de los tumores superficiales progresan a lo largo de su evolución, a pesar del tratamiento, a tumores profundos. La probabilidad de progresión y el elevado número de recidivas exigen una estrecha vigilancia mediante cistoscopias periódicas. Pronóstico: Bueno. 70-80 por ciento de supervivencia en 5 años. Tumores Profundos (T2, T3, T4): Tratamiento de elección es la cistectomía radical (extirpación completa de la vejiga y próstata). Implica la necesidad de una derivación urinaria. La forma más común utiliza como neo-reservorio vesical -un nuevo reservorio a modo de vejiga cuando ésta se ha extirpadoun fragmento de ileon aislado, uno de cuyos extremos es utilizado para el abocamiento ureteral y el otro termina en la piel. En la actualidad, es cada vez más frecuente la sustitución vesical por una neovejiga realizada con ileon o colon que se aboca a la uretra y permite la micción espontánea. Se utiliza con frecuencia quimioterapia complementaria de dos maneras: Unas veces antes de la cirugía (neoadyuvante), con el objeto de disminuir el tamaño tumoral, negativizar metástasis a distancia no visibles clínicamente y facilitar la cirugía. Otras veces después de la cirugía (adyuvante). Se reserva a aquellos casos en los que podría quedar tumor residual post-cirugía. No se sabe con certeza si el tratamiento complementario con quimioterapia (neoadyuvante o adyuvante) mejora la supervivencia o el control local de la enfermedad. Se utiliza clásicamente cisplatin, adriamicina, methotrexate y vimblastina aunque actualmente se empieza a utilizar paclitaxel, gencitavina o citrato de Galio. En algunos casos especiales se contempla la posibilidad de conservar la vejiga y el tratamiento incluye sólo resección transuretral, quimioterapia sistémica y radioterapia. En estos casos escogidos, casi la mitad de los pacientes conserva la vejiga en 5 años y la supervivencia del grupo no es menor a la que podría esperarse con tratamiento convencional. Pronóstico: La supervivencia global de los tumores profundos es del 40-60 por ciento en 5 años. El pronóstico depende del estadio patológico (pT2= 50 por ciento; pT3= 30-40 por ciento; pT4: 20 por ciento), la presencia de ganglios afectados (supervivencia del 10-20 por ciento en 5 años) y las características histológicas del tumor, especialmente grado e infiltración vascular intratumoral.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Los cánceres más frecuentes en España

    Los cánceres más frecuentes en España

    Mientras el cáncer de pulmón resulta ser el tumor más frecuente en el caso de los hombres, el de mama es el más habitual en la mujer. El cáncer colorrectal es el segundo en incidencia en uno y otro sexo.

  • Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Un diagnóstico de cáncer es sin duda devastador para cualquier persona, pero estar informado y comprender la enfermedad puede ayudar al paciente a sentir que controla mejor la situación. Por otro lado, y aunque los casos de cáncer aumentan, la mortalidad por cáncer no para de disminuir, gracias a los avances de la ciencia. Sin duda, y cada vez para más personas, el cáncer puede curarse...

  • La genética del cáncer

    La genética del cáncer

    Todas las células del organismo tienen una función muy concreta que viene definida por el órgano o estructura anatómica donde se asientan.

  • ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    La mutación genética inicial es sólo el comienzo del proceso que conduce al cáncer.

  • Prevención contra el cáncer

    Prevención contra el cáncer

    La incidencia del cáncer es más alta entre las personas mayores de cincuenta años, pero el diagnóstico precoz permite luchar contra la enfermedad con éxito.

  • Detección y tratamiento del cáncer de riñón

    Detección y tratamiento del cáncer de riñón

    El cáncer de riñón ocupa el tercer lugar en frecuencia de los tumores urológicos y representa el 3 por ciento de todos los tumores del organismo. Aparece con máxima frecuencia entre la quinta y la séptima década de la vida, aunque puede presentarse a cualquier edad. Referente al sexo, es más frecuente en el hombre que en la mujer en una proporción de 2/1.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso