Plusesmas.com

Detección y tratamiento del cáncer de riñón

Detección y tratamiento del cáncer de riñón

El cáncer de riñón ocupa el tercer lugar en frecuencia de los tumores urológicos y representa el 3 por ciento de todos los tumores del organismo. Aparece con máxima frecuencia entre la quinta y la séptima década de la vida, aunque puede presentarse a cualquier edad. Referente al sexo, es más frecuente en el hombre que en la mujer en una proporción de 2/1.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: Sítomas de la hipertensión renal
➤ Vídeo: ¿Cómo se desarrolla la función renal?
➤ Vídeo: ¿Cómo se realiza un transplante de riñón?
➤ Vídeo: ¿Por qué se produce la insuficiencia renal?
➤ Vídeo: ¿Por qué se produce la infección del tracto urinario?

¿Qué es y a quién afecta?

El cáncer de riñón ocupa el tercer lugar en frecuencia de los tumores urológicos y representa el 3 por ciento de todos los tumores del organismo. Aparece con máxima frecuencia entre la quinta y la séptima década de la vida, aunque puede presentarse a cualquier edad. Referente al sexo, es más frecuente en el hombre que en la mujer en una proporción de 2/1. El carcinoma de células renales es el tipo de cáncer del riñón más común, representando más del 90% de los tumores malignos del riñón. Aproximadamente el 80% de las personas con carcinoma de células renales tiene un carcinoma de células claras. Los tipos menos comunes de tumores cancerosos incluyen los carcinomas de células de transición, los tumores de Wilms y los sarcomas renales. Los carcinomas de células de transición, también son conocidos como carcinomas uroteliales. Se originan en la pelvis renal (la unión del uréter y el riñón) y se comportan de manera muy parecida al cáncer de la vejiga. 

¿Cuáles son sus causas?

Las causas que originan el cáncer de riñón son todavía desconocidas, aunque se ha relacionado con determinadas enfermedades genéticas y con el consumo de tabaco. Fumar cigarrillos aumenta aproximadamente en un 40% el riesgo de contraer carcinoma de células renales. Las personas con la enfermedad de Von Hippel-Lindau sufren a menudo varios tipos de tumores. Entre el 25% y el 45% de estos pacientes contraen carcinoma de células renales, generalmente el tipo de células claras.

¿Cuáles son sus síntomas?

La presentación clínica del cáncer de riñón es muy variable. Actualmente, entre un 40-50 por ciento de los tumores de riñón se diagnostican mediante la realización de una ecografía en el transcurso de una revisión médica rutinaria, cuando el tumor todavía no ha provocado ningún síntoma. En otras ocasiones, se diagnostican a partir de los síntomas clínicos que puede provocar el tumor como son el dolor a nivel de la zona lumbar, palparse una masa abdominal o por presentar sangre en la orina. En aproximadamente 50% de los casos, cuando se detecta el cáncer no se ha propagado fuera del riñón. En 25% de las personas, se detectará cuando el cáncer ha crecido localmente fuera del riñón, y en el 25% restante habrá hecho metástasis en otras partes del cuerpo como los pulmones o los huesos. En los primeras etapas de la enfermedad, es posible que no haya ningún síntoma. Estos pueden aparecer a medida que el tumor crece. Los síntomas más frecuentes son:

  • Sangre en la orina.
  • Masa en el abdomen.
  • Dolor en un costado, que no desaparece.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Anemia.

¿Cuál es el tratamiento?

La cirugía es el tratamiento estandar para los tumores localizados en los que es posible la curación de la enfermedad en más del 50% de los casos. En estadios avanzados la cirugía puede ayudar a paliar los síntomas provocados por el tumor y en algunos pacientes con pocas metastasis, se puede obtener una mayor supervivencia si se realiza exéresis del tumor y de las metástasis. En la actualidad, el tratamiento de elección del cáncer de riñón es la nefrectomía ampliada. En dicha intervención se extirpa la totalidad del riñón junto con la grasa que lo rodea y los ganglios adyacentes a la zona de los vasos que irrigan al riñón. En los tumores que afectan al polo superior del riñón se incluye la extirpación de la glándula suprarrenal. Debido a la mejoría en las técnicas de diagnóstico precoz que permiten descubrir tumores de menor tamaño, el tratamiento puede modificarse realizándose una nefrectomía parcial. Con esta técnica se extirpa solo la porción del riñón en la cual se encuentra el tumor, conservándose el resto del riñón sano. La nefrectomía parcial se realiza cuando se trata de tumores cuyo tamaño no sea superior a los 4-5 cm de diámetro y estén localizados en zonas del riñón en las que no estén afectados o pueda haber compromiso de los vasos sanguíneos que nutren al riñón. Aproximadamente el 25% de los pacientes con cáncer de riñon, ya presentan metástasis en el momento del diagnóstico. Si el tumor está localizado pero no se puede operar, se puede intentar paliar los síntomas que ocasiona mediante radioterapia o mediante la obstrucción selectiva de los vasos sanguíneos que lo sustentan (embolización arterial). La radioterapia puede ayudar a paliar los síntomas producidos por el tumor pirmario (dolor, sangrado) o por las metástasis (por ejemplo, dolor por afectación ósea o de nervios). La quimioterapia convencional no ha tenido mucho éxito en el tratamiento del carcinoma metastásico de células renales. La inmunoterapia es un tratamiento que estimula el sistema inmunitario para combatir el tumor, mediante sustancias especiales: interferón o interleuquina. Estos tratamientos pueden conseguir paliar los síntomas y obtener un beneficio, modesto, de la supervivencia, sobre todo si el riñón se extirpa antes del tratamiento. Los fármacos anti-angiogénicos han demostrado tener una eficacia muy prometedora en tumores de riñon con metastasis. El Sorafenib, ha sido el primer fármaco de esta familia recientemente comercializado para el tratamiento del cáncer de riñón. Otros fármacos como el Sunitinib (Sutent ®) y el Bevacizumab, también han demostrado ser activos. Los carcinomas de células de transición, generalmente se tratan mediante cirugía para extirpar todo el riñón y el uréter, así como la parte de la vejiga donde se une el uréter. A menudo se usa la quimioterapia y la radiación, además de la cirugía.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Los cánceres más frecuentes en España

    Los cánceres más frecuentes en España

    Mientras el cáncer de pulmón resulta ser el tumor más frecuente en el caso de los hombres, el de mama es el más habitual en la mujer. El cáncer colorrectal es el segundo en incidencia en uno y otro sexo.

  • Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Un diagnóstico de cáncer es sin duda devastador para cualquier persona, pero estar informado y comprender la enfermedad puede ayudar al paciente a sentir que controla mejor la situación. Por otro lado, y aunque los casos de cáncer aumentan, la mortalidad por cáncer no para de disminuir, gracias a los avances de la ciencia. Sin duda, y cada vez para más personas, el cáncer puede curarse...

  • La genética del cáncer

    La genética del cáncer

    Todas las células del organismo tienen una función muy concreta que viene definida por el órgano o estructura anatómica donde se asientan.

  • ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    La mutación genética inicial es sólo el comienzo del proceso que conduce al cáncer.

  • Prevención contra el cáncer

    Prevención contra el cáncer

    La incidencia del cáncer es más alta entre las personas mayores de cincuenta años, pero el diagnóstico precoz permite luchar contra la enfermedad con éxito.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso