Plusesmas.com

El cáncer de cérvix uterino

El cáncer de cérvix uterino

Es uno de los cánceres más frecuentes del aparato genital femenino. El virus llamado del papiloma humano o VPH, infección de transmisión sexual, juega un papel importante en la causa de la mayoría de los casos.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: Así actúa la quimioterapia
➤ Vídeo: El origen del cáncer de útero
➤ Vídeo: ¿Cómo es una histerectomía?

¿Qué es el cáncer de cérvix uterino?

Es uno de los cánceres más frecuentes del aparato genital femenino. El virus llamado del papiloma humano o VPH, infección de transmisión sexual, juega un papel importante en la causa de la mayoría de los casos. Una vez que la mujer se ha expuesto a este virus su sistema inmunológico puede prevenir de su acción dañina. Sin embargo, en un pequeño número de mujeres el VPH puede sobrevivir durante años antes de que pueda colaborar a la transformación cancerosa de algunas células de la superficie del cuello uterino. La mayoría son de tipo escamoso y proceden de las células que recubren la superficie del cuello uterino. Los que proceden del canal endocervical que está cubierto por células glandulares se denominan adenocarcinomas. La mitad de los cánceres de cuello uterino ocurren entre los 35 y 55 años de edad. Gracias a la prevención mediante la citología cervicovaginal o test de Papanicolau, la muerte por este tipo de cáncer ha disminuido drásticamente en los últimos 50 años. Sin embargo, cada año un buen número de mujeres es diagnosticada todavía de cáncer de cuello uterino que supone la tercera causa de muerte en la mujer en la mayor parte de los paises.

¿Cuáles son las causas de cáncer de cérvix?

En general el cáncer comienza cuando las células normales adquieren una mutación genética que las transforma en células anormales que crecen y se multiplican sin control y además son inmortales. El acúmulo de células anormales forman el tumor y también invaden los tejidos de alrededor y pueden separarse de él para extenderse por el cuerpo. Todavía no está claro lo que produce esta transformación celular aunque se sabe muy bien que la infección por VPH juega un papel importante. Sin embargo, el VPH es un virus muy frecuente y la mayoría de las mujeres no desarrollarán cáncer sólo por este motivo.

¿Cuáles son los síntomas de cáncer de cérvix?

La mayoría de las veces es asintomático, sobre todo al inicio. Puede asociarse a sangrado genital postcoital o entre las menstruaciones o en la menopausia. A veces puede haber flujo vaginal sanguinolento o maloliente. El dolor pélvico o durante la relación sexual también es referido por algunas pacientes.

¿Cuales son los factores de riesgo?

Varias parejas sexuales: a mayor que sea el número por alguna de las dos partes, mayor será la probabilidad de adquirir la infección por VPH. Actividad sexual precoz (menos de 18 años): las células inmaduras parecen ser más susceptibles a los cambios precancerosos que puede provocar el VPH. Sistema inmune deficitario: típico de personas transplantadas, o que padecen VIH u otras circunstancias. El tabaco: aunque el mecanismo exacto no es bien conocido, sobretodo cuando se asocia a la infección por VPH.

¿Como se puede prevenir?

La prevención debe comenzar dentro de los tres años siguientes al inicio de las relaciones sexuales en cualquier edad o no más tarde de los 21. Citología cervicovaginal ( test de Papanicolau): sirve para detectar las células anormales cuando todavía no se ha producido el cáncer. Test de VPH: para determinar si hay o no esta infección y para determinar cuál de los diferentes tipos(alto o bajo riesgo).La muestra empleada puede ser la misma que la de la citología. La ventaja de este test es que al detectar alguno de los tipos de alto riesgo puede adelantarse a los cambios celulares que la citología puede ver pero no la sustituye.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cérvix?

Exploración clínica que incluye la inspección y palpación del cuello uterino. La colposcopia (lupa de aumento) ayuda ver lesiones que nos son visible a simple vista. La citología, aunque esencialmente utilizada para la prevención, puede colaborar a la sospecha del cáncer. Biopsia de cualquier zona sospechosa mediante pinzas específicas para ello, en la consulta y sin necesidad de anestesia o mediante "asa de diatermia" (bisturí eléctrico) con anestesia local también en la consulta. Conización: biopsia en forma de cono que permite un estudio más completo de la lesión que la biopsia convencional.

Estadificación

Los estadios van desde el 0(carcinoma in situ) al IV, según que el cáncer esté localizado en el cuello uterino sin invadirlo o se haya extendido a los tejidos de alrededor, órganos vecinos(vejiga, recto) o a distancia (pulmón,hígado,etc.) Para ello se emplean los métodos de imagen como la Rx simple de tórax, el TAC, la RM y a veces el PET. En algunas circunstancias puede ser recomendable la cistoscopia o la rectoscopia para ver la vejiga o el recto por dentro

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de cérvix?

Cuando todavía no es un cáncer invasor (carcinoma "in situ") se puede tratar mediante conización o histerectomía dependiendo esencialmente de los deseos de fertilidad y de algunos hallazgos pronósticos evidenciados tras el análisis. En el cáncer invasor se requiere un tratamiento más extenso o radical. La histerectomía puede ser suficiente cuando la invasión es de hasta tres milímetros. Si la invasión es mayor se recomienda la histerectomía radical que además extirpa parte de la vagina y de los tejidos de alrededor así como los ganglios de la pelvis. La radioterapia también se puede emplear como tratamiento curativo de estos estadios precoces cuando pudiera estar contraindicada la cirugía o de forma electiva pero por sus efectos secundarios se prefiere el tratamiento quirúrgico. Cuando el tamaño del tumor es mayor de cuatro centímetros o está ya extendido por fuera del cuello uterino es el tratamiento de elección, asociada a la quimioterapia que actuaría potenciando el efecto de las radiaciones. Los efectos secundarios de este tratamiento incluyen problemas de tipo digestivo y urinario así como estrechamiento o acortamiento de la vagina o el adelanto de la menopausia. La intensidad de dichos efectos secundarios también van a depender de factores individuales de los pacientes, extensión de la enfermedad y técnica de la irradiación. La quimioterapia sóla no tiene capacidad curativa en este tipo de tumor por lo que su utilización aparte de como radiopotenciadora, va a ser para controlar la enfermedad a distancia. En pacientes jóvenes con deseos de fertilidad si el tumor es menor de dos centímetros y no hay afectación de ganglios linfáticos puede proponerse un tratamiento quirúrgico conservador que extirpa sólo la parte del cuello uterino afectada (traquelectomía radical) así como los ganglios linfáticos.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Los cánceres más frecuentes en España

    Los cánceres más frecuentes en España

    Mientras el cáncer de pulmón resulta ser el tumor más frecuente en el caso de los hombres, el de mama es el más habitual en la mujer. El cáncer colorrectal es el segundo en incidencia en uno y otro sexo.

  • Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Un diagnóstico de cáncer es sin duda devastador para cualquier persona, pero estar informado y comprender la enfermedad puede ayudar al paciente a sentir que controla mejor la situación. Por otro lado, y aunque los casos de cáncer aumentan, la mortalidad por cáncer no para de disminuir, gracias a los avances de la ciencia. Sin duda, y cada vez para más personas, el cáncer puede curarse...

  • Menopausia: un ciclo vital lleno de posibilidades

    Menopausia: un ciclo vital lleno de posibilidades

    Estamos en la cumbre de nuestra existencia. Podemos mirar hacia delante con los ojos llenos de experiencia y con la misma ilusión de un niño. Queda mucho por hacer, aprender y descubrir en este viaje que es la vida. Todo un mundo está ahí. ¡Adelante! No puede haber límites para un tercio de nuestra vida.

  • Prevención contra el cáncer

    Prevención contra el cáncer

    La incidencia del cáncer es más alta entre las personas mayores de cincuenta años, pero el diagnóstico precoz permite luchar contra la enfermedad con éxito.

  • Cáncer e inflamación crónica: más allá de los genes

    Cáncer e inflamación crónica: más allá de los genes

    La Medicina supo ya hace tiempo que los tumores cancerosos se desarrollan en zonas de inflamación crónica. Luego, la investigación se centró en las mutaciones genéticas, capaces de desencadenar alteraciones celulares. Conoce más sobre su vinculación y variables.

  • La genética del cáncer

    La genética del cáncer

    Todas las células del organismo tienen una función muy concreta que viene definida por el órgano o estructura anatómica donde se asientan.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso