Plusesmas.com

Tumores cerebrales

Tumores cerebrales

Los tumores cerebrales pueden ser tumores primarios o tumores metastásicos.

¿Qué tipo de tumores cerebrales existen?

Los tumores cerebrales pueden ser tumores primarios o tumores metastásicos. Los tumores primarios se originan de las propias células que componen las distintas estructuras cerebrales y los tumores metastásicos son tumores que han diseminado al cerebro procedentes de otra localización extracerebral. Estos últimos son 10 veces más frecuentes que los tumores cerebrales primarios estimándose que alrededor de un 20-40% de pacientes con cáncer desarrollarán metástasis cerebrales. Los tumores cerebrales primarios son un grupo muy variable de tumores con muy distinto origen, pronóstico y tratamiento. Pueden variar desde tumores muy infrecuentes como el astrocitoma pilocítico curable con cirugía exclusiva hasta el glioblastoma multiforme virtualmente incurable a pesar de tratarse con cirugía, radioterapia y quimioterapia.

¿Qué tumores cerebrales primarios son más frecuentes?

El tumor primario benigno más frecuente es el meningioma (tumor originado en las cubiertas del cerebro denominadas meninges). En el adulto, los tumores primarios malignos más frecuentes son gliomas o astrocitomas. Los gliomas se originan de los astrocitos o células gliales del cerebro que forman, junto con la red vascular, el soporte de las neuronas. A su vez, los astrocitomas según sean menos o más agresivos se clasifican como grado I, II, III (astrocitoma anaplásico) y IV (glioblastoma multiforme).

¿Existe alguna causa conocida que produzca los tumores cerebrales?

No existe una causa conocida responsable de esta enfermedad. Menos del 5% de gliomas tienen una historia familiar conocida y existen diversas enfermedades degenerativas cerebrales que predisponen a padecer gliomas. Tampoco se ha demostrado que los teléfonos móviles sean causantes de una mayor incidencia de estos tumores cerebrales,ni tampoco la ingesta de alcohol ni el hábito tabáquico.

¿Qué síntomas pueden hacer sospechar la presencia de un tumor cerebral?

La cefalea es el síntomas inespecífico más frecuente y en muchas ocasiones es difícil que su presencia nos haga sospechar en un tumor cerebral. las nauseas, vómitos y síntomas derivados del incremento de la presión intracraneal como la somnolencia pueden ser más indicativos de la presencia de un tumor cerebral. Existen otros signos y síntomas más específicos que aparecen dependiendo de la localización de la enfermedad como son los signos focales (pérdida de fuerza, dificultad para hablar o déficit del campo visual), convulsiones y hemorragia.

¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales?

Ante la sospecha de un tumor cerebral, el método de imagen que se debe recomendar es la resonancia magnética porque tiene mejor definición anatómica que la TAC y delimita con mayor precisión los tumores cerebrales. El diagnóstico definitivo se realiza anatomopatológicamente después de la resección o biopsia del tumor. Ésta última se debe realizar siempre aunque el tumor sea irresecable o inoperable. Es cierto que en algunas localizaciones tumorales como es el tronco cerebral es recomendable no realizar biopsia por las graves secuelas que puedan derivar de ella. En los casos de cáncer de pulmón, especialmente de celula pequeña, melanoma y tumores renales se realiza RM para descartar la presencia de metástasis cerebrales antes de iniciar el tratamiento del tumor primario por la alta probabilidad de diseminar al cerebro. Existe una exploración metabólica denominada PET (tomografía de emisión de positrones) que es capaz de medir el comportamiento del tumor (más o menos agresivo) según la incorporación de glucosa u otras moléculas marcadas. En esta fase diagnóstica puede ser útil para dirigir la biopsia hacia un área de características más de alto grado, o en los casos que se contraindique la biopsia como complemento a la información aportada por la resonancia magnética cerebral.

¿Qué factores pronóstico se conocen en los tumores cerebrales?

El pronóstico de los pacientes con tumores cerebrales están inversamente relacionado con la edad y grado histológico y directamente relacionado con la situación clínica del paciente. Algunos marcadores moleculares se han identificado como factores pronóstico (por ejemplo la deleción 1p19q en oligodendrogliomas) En los gliomas de bajo grado I y II los factores de buen pronóstico que se han reconocido son la edad menor de 40 años, diámetro tumoral menor de 6 centímetros, que el tumor no sobrepase la línea media, el tipo histológico oligoastrocitoma y la ausencia de déficits neurológicos. Dependiendo del número mayor o menor de estos factores se predice una mejor o peor supervivencia, de 9 a 2 años respectivamente. Los factores de buen pronóstico para los gliomas III y IV son la edad (menor de 40 años), tener buen estado general con autonomía, estado mental normal y conseguir una resección quirúrgica completa. La supervivencia en estos pacientes con tumores de alto grado es menor, oscilando entre 2 años y 6 meses según el grupo pronóstico. La edad menor de 60 años, la presencia de metástasis cerebral única y la ausencia de otra localización de enfermedad metastásica son factores asociados a mejor pronóstico en pacientes con metástasis cerebrales.

¿Cuál es el tratamiento de los tumores cerebrales?

¿Y después del tratamiento?

Después de finalizar el tratamiento se debe realizar un seguimiento del paciente con resonancia cerebral. Cada 6 meses en los gliomas de bajo grado y cada 3 meses en los gliomas de alto grado. Existen dos situaciones en las que la resonancia a veces no identifica con seguridad las imágenes observadas. Una relativamente frecuente es la aparición en el periodo de seguimiento de un glioma de alto grado sobre un glioma de bajo grado conocido y la otra es la observación después de tratamiento con radioterapia de una lesión residual denominada necrosis que es indistinguible de un tumor de alto grado. En estas circunstancias se puede utilizar la PET que puede resolver estas dudas diagnósticas.
Más sobre el tratamiento quirúrgico de los tumores cerebrales

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Los cánceres más frecuentes en España

    Los cánceres más frecuentes en España

    Mientras el cáncer de pulmón resulta ser el tumor más frecuente en el caso de los hombres, el de mama es el más habitual en la mujer. El cáncer colorrectal es el segundo en incidencia en uno y otro sexo.

  • La genética del cáncer

    La genética del cáncer

    Todas las células del organismo tienen una función muy concreta que viene definida por el órgano o estructura anatómica donde se asientan.

  • Prevención contra el cáncer

    Prevención contra el cáncer

    La incidencia del cáncer es más alta entre las personas mayores de cincuenta años, pero el diagnóstico precoz permite luchar contra la enfermedad con éxito.

  • ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    ¿Por qué podemos desarrollar un cáncer?

    La mutación genética inicial es sólo el comienzo del proceso que conduce al cáncer.

  • Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Cáncer: un nombre para muchas enfermedades

    Un diagnóstico de cáncer es sin duda devastador para cualquier persona, pero estar informado y comprender la enfermedad puede ayudar al paciente a sentir que controla mejor la situación. Por otro lado, y aunque los casos de cáncer aumentan, la mortalidad por cáncer no para de disminuir, gracias a los avances de la ciencia. Sin duda, y cada vez para más personas, el cáncer puede curarse...

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso