Plusesmas.com

¿Podemos aprender a concentrarnos?

¿Podemos aprender a concentrarnos?

Nos quejamos de la memoria, pero seamos honestos: ¿cuánto tiempo hace que no la ponemos a trabajar? La respuesta puede ser «meses» o, quizás, «años». Así, no es de extrañar que esté algo oxidada. Con un poco de entrenamiento volverá a dar lo mejor de sí misma.

Atención y concentración son las claves de una buena memoria. Lo que pasa es que a menudo estamos tan estresados que no conseguimos concentrarnos. Es como un círculo vicioso: preocupados por la capacidad de nuestra memoria, tememos no ser capaces de retener tal cosa; la ansiedad nos impide concentrarnos y, efectivamente, acabamos por no recordar lo que queríamos. Las emociones y el miedo son los principales causantes de los bloqueos de memoria. Para hacerlos frente, hay que aprender a relajarse... El truco más sencillo, cualquiera que sea la situación, consiste en respirar profundamente, comenzando por hinchar el abdomen (imaginar que ponemos las manos sobre el ombligo y que inflamos la tripa como si fuera un globo). Los resultados serán mejores si tenemos la posibilidad de tumbarnos en el suelo boca arriba. El yoga y los ejercicios suaves de gimnasia son también de gran ayuda. Nadar, caminar, practicar un deporte que nos guste (¡sin pretender batir ningún récord!) tienen también excelentes efectos sobre la memoria. Tampoco hay que olvidar que para concentrarnos de forma eficaz quizá necesitemos estar solos y en silencio: aunque ya se han hecho algunos estudios en este sentido, todavía está por hacer el que mida la nocividad de las omnipresentes agresiones sonoras (música en los lugares públicos, teléfonos móviles, motores, casas mal insonorizadas...) para el cerebro y para la memoria de las personas.

Relacionados

  • ¿Cómo se puede aprender a recordar mejor?

    ¿Cómo se puede aprender a recordar mejor?

    Conociendo mejor el funcionamiento de la memoria, podremos saber qué trucos hay para aprender a recordar mejor.

  • ¿Por qué es más fácil recordar una canción que un texto en prosa?

    ¿Por qué es más fácil recordar una canción que un texto en prosa?

    Somos capaces de canturrear la canción del verano casi sin darnos cuenta y, sin embargo, olvidamos el nombre del medicamento que tomamos a diario, ¿qué pasa en nuestra cabeza?

  • Recordar: evitar el riesgo de caer en la nostalgia

    Recordar: evitar el riesgo de caer en la nostalgia

    La palabra «nostalgia» se acuñó en el siglo XVII, a partir de las raíces griegas nostos (´regreso´) y algos (‘dolor’), para designar la enfermedad que afectaba a los soldados durante las campañas militares del rey Luis XIV de Francia: echaban tanto de menos su patria que caían enfermos y tenían que ser repatriados a sus hogares.

  • Recordar mejor: lo esencial

    Recordar mejor: lo esencial

    «Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso