Plusesmas.com

Reducir el riesgo de varices

Reducir el riesgo de varices

Exceso de peso, falta de movimiento y tener antecedentes familiares del problema aumentan el riesgo de padecerlas. Sin embargo, podemos prevenirlas con algunas medidas de sentido común.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: ¿Por qué aparecen las varices?

Ocultas en invierno bajo pantalones y botas, las piernas recuperan protagonismo en cuanto se acercan los meses de calor. ¿El problema? Que más del 30% de las mujeres (¡y el 17% de los hombres!) tienen varices y que el problema se agrava con el paso de los años.

¿Por qué se forman las varices?

Al contrario que las arterias, cuyas paredes tienen la propiedad de ejercer presión para impulsar la sangre oxigenada al organismo, las venas necesitan que los músculos adyacentes –especialmente los de las piernas– estén bien tonificados para devolver la sangre venosa al corazón y los pulmones. Un sistema de válvulas en el interior de las venas evita además que esa sangre venosa fluya hacia atrás. Si esos músculos y válvulas se deterioran y no responden bien, la sangre puede estancarse en las venas y aparecer las varices.

En el 50% de los casos, las varices se heredan (por alguna debilidad congénita en las válvulas o en las paredes de las venas). Otros factores de riesgo son el exceso de peso, el embarazo, trabajos que exigen estar mucho tiempo de pie o sentado, llevar prendas apretadas, padecer trastornos que aumentan la presión en el abdomen (problemas hepáticos, insuficiencia cardiaca, retención de líquidos...).

Las varices pueden (o no) dar síntomas. Los más comunes son dolor sordo en las piernas; sensación de presión o pesadez; hinchazón de pies y tobillos; picor... Cuando el problema se convierte en insuficiencia venosa crónica, pueden aparecer cambios en la piel (sequedad, manchas amarronadas, úlceras...) e incluso trombosis en la vena afectada.

Por lo general, los síntomas se intensifican por la tarde/noche. Si tienes varices, además de consultar el problema con el médico, estas medidas pueden ayudarte a aliviar los síntomas y prevenir que vayan a más:

- Pon los pies en alto (por encima del nivel del pecho) siempre que puedas y evita estar mucho tiempo de pie o sentado.
- Lleva medias de compresión especiales (masajean las piernas al andar, estimulan el flujo sanguíneo en las venas superficiales y evitan la hinchazón de las piernas).
- No cruces las piernas o al menos descrúzalas siempre que te acuerdes...
- Mueve las piernas siempre que te sea posible; baila, camina a paso rápido, pasea en la arena al borde del agua, nada...
- Recurre a suplementos de castaño de Indias o de hoja de viña (en farmacias) que, según diversos estudios, ayudan a prevenir las varices y a combatir los síntomas de la insuficiencia venosa crónica.
- Si tu problema de varices es serio, consulta acerca de las posibilidades que te ofrece hoy la cirugía. Uno de los métodos más exitosos es la escleroterapia (infiltración de soluciones químicas en el vaso afectado). «Según el calibre de los vasos afectados, hoy se opta por la microesclerosis (útil en vasos menores de 3 mm de diámetro) o la crioesclerosis (en vasos mayores de 3 mm de diámetro)», señala el Dr. José Vidal, de la Clínica Planas, de Barcelona.

«En este procedimiento se emplea una jeringuilla doble que lleva la sustancia esclerosante en un compartimiento y, en otro, un producto que la mantiene a muy baja temperatura, de forma que produzca una pequeña quemadura en las paredes de las venas. Las ventajas del sistema son muchas, entre ellas, que se evitan las pigmentaciones que, en otros procedimientos, deben ser luego eliminadas con láser».

Marisol Guisasola

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso