Plusesmas.com

Importancia del descanso

Consejos para dormir bien y vivir despierto

Consejos para dormir bien y vivir despierto

El reloj de la mesita de noche marca las dos de la madrugada. Te revuelves en la cama pensando que tienes que levantarte a las siete y media... y el sueño no llega.

El reloj de la mesita de noche marca las dos de la madrugada. Te revuelves en la cama pensando que tienes que levantarte a las siete y media... y el sueño no llega. De la inquietud pasas a la angustia, un estado de ánimo muy poco propicio para conciliar el sueño. Finalmente, te duermes. Cuando te despiertas, recuerdas que la última vez que miraste el reloj eran las cinco de la mañana...

Es cierto que, a medida que se cumplen años, el organismo va necesitando menos horas de descanso nocturno. Sin embargo, los expertos señalan que esa realidad no justifica los trastornos del sueño de muchas personas, que, por una falta de descanso continuada, acaban desarrollando cansancio crónico y sus secuelas, entre otras, problemas de atención, concentración y memoria, además de grandes dosis de irritabilidad. Si las dificultades para conciliar el sueño persisten, no lo dudes: consulta a tu médico la conveniencia de acudir a una Unidad del Sueño (en muchos grandes hospitales).

Y es que pocas personas saben que el insomnio puede ser síntoma de diversos trastornos. Entre los más frecuentes están: la apnea del sueño (trastorno en el que la respiración se interrumpe periódicamente y que no sólo despierta al enfermo y le impide descansar eficazmente, sino que puede acabar provocando serios problemas cerebrales y cardiacos); las enfermedades que provocan dolor; movimientos involuntarios en las extremidades (como el síndrome de las piernas inquietas), que sobresaltan a la persona que duerme y la despiertan; o efectos secundarios de algunos medicamentos. Además, el estrés, la depresión, la ansiedad y otros trastornos psiquiátricos también cursan con insomnio.

Si el insomnio no obedece a los problemas citados, puede deberse a malos hábitos. Si ése es el caso, los especialistas recomiendan una serie de pautas muy eficaces.

Pautas para un buen sueño

  • Ve siempre a la cama y levántate a la misma hora. No cambies las pautas durante el fin de semana.
  • Si echas siestas, procura que no superen la media hora.
  • Sigue horarios de comidas regulares y cena (ligeramente) dos horas antes de acostarte.
  • Utiliza la cama solamente para dormir (... y para hacer el amor que, además, tiene efectos calmantes).
  • Practica ejercicio físico a diario (una buena caminata después de cenar y al menos una hora antes de dormir es perfecta).
  • Crea un ambiente confortable en el dormitorio, sin ruidos ni temperaturas extremas y con el grado de humedad adecuado (si es necesario, puedes instalar humidificadores).
  • No tomes estimulantes (café, té, alcohol) a partir de las cinco de la tarde.
  • Evita las conversaciones y películas excitantes antes de irte a dormir.
  • No recurras a métodos obsesivos, como contar o similares. Pueden desvelarte aún más.

Romper la obsesión

La dificultad para conciliar el sueño puede provocar un estado obsesivo que hace imposible el descanso. Según Pedro Pozo Navarro, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Murcia y uno de los autores del manual ‘Psiquiatría Geriátrica’, en estos casos hay que reaprender a dormir, intentando reducir al máximo los estímulos que interfieren en el descanso.

Para evitar los estados de angustia, lo mejor es levantarse de la cama si el sueño no llega en un periodo de 10/15 minutos y volver a ella sólo cuando se vuelve a sentir cansancio. Pasado un tiempo, se consigue asociar la cama con el sueño y se consigue dormir más rápidamente.

Cuando el problema es mantener el sueño, son eficaces las terapias de restricción. Especialmente indicadas en ancianos (con muchas “cabezadas” diurnas), intentan mejorar la continuidad y la profundidad del sueño nocturno haciendo que el paciente se acueste más tarde y se levante antes, es decir, alargando la duración de la vigilia.

Ana G. Bengoa

 

Relacionados

  • Qué comer para cuidarte y disfrutar

    Qué comer para cuidarte y disfrutar

    Todos los estudios lo corroboran: los alimentos influyen de forma sorprendente en la capacidad del organismo para frenar el deterioro celular que conduce al envejecimiento.

  • Camina hacia la salud

    Camina hacia la salud

    Es el mejor de los ejercicios. Un paseo de más de media hora, a un paso de entre 5 km/h y 7 km/h...

  • La risa, una buena terapia para cuidarte

    La risa, una buena terapia para cuidarte

    Una carcajada mejora la respiración y la circulación, facilita la digestión, reduce la hipertensión y ayuda a dormir mejor.

  • Deja de fumar para estar en forma

    Deja de fumar para estar en forma

    El tabaco es un vicio incompatible con el cuidado de tu salud...

  • Ejercita tu mente y recordarás

    Ejercita tu mente y recordarás

    Pilar, periodista de 52 años, estaba alarmada. Ya no solo eran los nombres de las personas. Olvidaba incluso citas y trabajos importantes.

  • Disfruta del sol con protección

    Disfruta del sol con protección

    Sol, playa, bronceado... parece imposible decir no. Pero todo depende. Sol sí, pero con precaución. Evita riesgos y aplícate los protectores que más le convengan a tu tipo de piel.

Comentarios (1)

* *

*

MANUEL
01 marzo 2016 12:51

AMOR MIRA ESTA PAGINA WEB

Página: 1 / 1 (1 Elementos)

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso