Plusesmas.com

CADA PROBLEMA TIENE SU TRATAMIENTO

Protege tu piel en verano

Protege tu piel en verano

Llevas semanas imaginándolo. Llegar a la playa o a la piscina, aplicarte la crema solar y tumbarte al sol como los lagartos, a quitarte el frío del invierno y a que la piel tome ese tono dorado que tanto te gusta. Suena de maravilla, pero hay un problema. Que el sol se cobra su precio en la piel.

Y no solo estamos hablando de piel seca, arrugas o de las insidiosas manchas de la edad, que se multiplican cada verano... y permanecen el resto del año como un mal recuerdo. Nos referimos a problemas mucho más serios, que incluyen desde las queratosis actínicas a los cánceres de piel. Aunque los melanomas (el cáncer de piel más letal) totalizan apenas el 4% de los cánceres de piel diagnosticados cada año en los países occidentales, su incidencia se ha triplicado en los últimos 20 años (un aumento paralelo al del turismo de masas en las zonas costeras). Por fortuna, si se vigila su aparición y se diagnostican a tiempo, se curan en la gran mayoría de los casos. Tampoco el melanoma es el cáncer de piel más frecuente. Los cánceres de células basales o de células escamosas son bastante más comunes, pero como crecen más despacio y se tratan más fácilmente, preocupan menos. Es muy importante que conozcas los riesgos del sol y aprendas a protegerte.

Por un lado, el calor del sol reseca la piel y la priva de los aceites lubricantes naturales que la mantienen tersa y suave. Por otro, los rayos ultravioleta provocan quemaduras a corto plazo y cambios en la estructura de la piel a la larga. Además del cáncer de piel, la excesiva exposición al sol es causa de estos problemas, más comunes a partir de los 50 años.

Identifica el problema

  • Piel seca. Al haber perdido sus aceites y humedad, aparece seca, escamosa, acartonada...
  • Piel quemada. No solo se enrojece, sino que pueden aparecer ampollas y quemaduras serias.
  • Queratosis actínica. Son manchas escamosas de color rosado, rojo, amarillo o amarronado que no desaparecen. Se dan en zonas de piel muy expuestas al sol. Una de cada 400 de esas manchas evoluciona a cáncer de células escamosas.
  • Cambios en el colágeno de la piel. Incluyen el fotoenvejecimiento (envejecimiento prematuro de la piel debido al exceso de sol) y la púrpura senil (fragilidad de los capilares por el paso de los años y la exposición al sol). Ambos problemas se dan por cambios o daños en el colágeno de la dermis (la capa profunda de la piel).

Pon la solución

 

  • Para la piel seca. Hidratantes que contengan al menos uno de estos ingredientes: glicerina, urea, ácido piroglutámico, sorbitol, ácido láctico, alfahidroxiácidos, sales de lactato. Conviene evitar los baños y duchas calientes y emplear jabones muy grasos o con glicerina.
  • Para las quemaduras. Aplicar compresas frías o refrescar la zona con sprays de agua mineral fría. Si el dolor persiste, tomar aspirina u otro analgésico. Si la quemadura es severa (extensa o con ampollas), llamar al médico.
  • Para la queratosis actínica. Las opciones incluyen:
  1. Observación de la evolución por el médico y el paciente.
  2. Fluoruracil tópico. Es un fármaco que se emplea en el tratamiento del cáncer; en este caso se aplica directamente en la piel para eliminar la lesión.
  3. Crioterapia. Se congela la lesión con nitrógeno líquido.
  4. Peelings químicos. Se aplican soluciones químicas directamente en la piel con objeto de eliminar la capa superior de la piel (que luego vuelve a crecer).
  5. Láser resurfacing. Funciona como un peeling, pero se emplea el láser en lugar de la solución química.
  6. Excisión. El médico «afeita» la zona de piel anómala. El tejido extraído puede usarse para hacer una biopsia.
  7. Como la queratosis actínica indica mayor riesgo de cáncer, los pacientes deben acudir al dermatólogo periódicamente para someterse a revisiones.

Para el fotoenvejecimiento y los cambios en el colágeno

Aunque es imposible revertir todos los daños del sol en la piel, se puede mejorar su aspecto con tratamientos tópicos (aplicados a la piel) de tretinoína (derivado de la vitamina A) o de alfahidroxiácidos. También se emplean los peelings químicos, la crioterapia, el láser resurfacing o la dermabrasión (en la que se eliminan las capas superiores de la piel con materiales abrasivos). Las inyecciones de toxina botulínica (Botox) reducen temporalmente las arrugas y son hoy un tratamiento muy popular, pero todavía no se conocen los efectos a largo plazo.

Marisol Guisasola

Relacionados

  • Objetivo: 10 años menos

    Objetivo: 10 años menos

    Te sientes como si tuvieras 30 años, pero tu cuerpo insiste en recordarte que no es así. Te cansas antes, te duelen las rodillas, duermes peor... La única parte de tu cuerpo que pierde volumen es el cabello. «¿Podría hacer algo –comer mejor, tomar vitaminas, hacer ejercicio... – para frenar los efectos del paso de los años?»

  • La verdad de las cremas antiedad

    La verdad de las cremas antiedad

    El retinol, derivado de la vitamina A, es el único producto antienvejecimiento que ha demostrado eficaz. ¿Es efectivo en las cremas?

  • Chequea el riesgo de tu piel

    Chequea el riesgo de tu piel

    Contesta a estas preguntas y conocerás si tu piel corre riesgos especiales en su exposición al sol. Te damos, además, las claves para prevenir eficazmente los efectos nocivos.

  • Dieta para una piel joven

    Dieta para una piel joven

    Eso que llamamos «envejecimiento de la piel» no es resultado del paso del tiempo. Es consecuencia de la inflamación. Por suerte, hay formas de reducir su impacto.

  • Láser para borrar las arrugas

    Láser para borrar las arrugas

    El láser no es una panacea. Las arrugas mejoran, pero no desaparecen del todo. A veces son necesarias varias sesiones para conseguir el efecto deseado y, en ocasiones, la recuperación puede ser larga. La buena noticia es que están apareciendo nuevos tratamientos con láser que si bien son algo menos eficaces que los antiguos, permiten seguir con la vida cotidiana.

  • Consulta al dermatólogo

    Consulta al dermatólogo

    La piel y su aspecto son un verdadero barómetro indicador de la salud general y otro «espejo del alma». Hace frente a todos los ataques del tiempo. Cuídela y confíela regularmente al ojo experto del dermatólogo.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso