Plusesmas.com

¿Qué es la Pericarditis?

Es la inflamación de una doble membrana que rodea al corazón, llamada pericardio.

¿Qué es?

Es la inflamación de una doble membrana que rodea al corazón, llamada pericardio. Puede dar lugar a derrame pericardico (formación de líquido entre la membrana que está pegada al corazón y la que está en contacto con los pulmones) y también puede dar lugar a engrosamiento, retracción y calcificación del pericardio.
El derrame pericardico presiona sobre el corazón y restringe la acción de bombeo.

¿Cuáles son sus causas?

En 9 de cada 10 casos la causa es vírica o desconocida (idiopática), siendo esta última la más frecuente (85-90%). Cuando es vírica puede ir precedida de un catarro, faringitis o cualquier otra enfermedad causada por virus. Otras causas son las siguientes: infarto agudo de miocardio, insuficiencia renal, hipotiroidismo, enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus, determinados medicamentos, traumatismos torácicos, cirugía cardíaca, radioterapia (generalmente aparece un año después), infeccion por VIH, neoplasias, etc. Las causas son muy variadas y no siempre identificables, en cuyo caso se llama idiopática (de causa desconocida). Existen dos formas de pericarditis: aguda (dura menos de 6 semanas) y crónica (dura más de 6 semanas).

¿Cuáles son sus síntomas?

La pericarditis aguda se caracteriza por síntomas debidos a la inflamación del pericardio: dolor centro-torácico que suele ser agudo e irradiado a espalda, cuello, brazos y  hombro izquierdo. El dolor se acentúa cuando el paciente está acostado boca arriba y disminuye al sentarse e inclinarse hacia delante. También se acentúa al respirar profundo, lo cual dificulta la respiración. Algunos pacientes tienen una molestia fija a nivel del esternón que se parece al dolor del infarto agudo de miocardio. El dolor puede acompañarse de fiebre, taquicardia, tos y dolor al tragar y suele durar varios días. Aparecen otros síntomas cuando hay derrame pericárdico, sobre todo si es abundante y se produce en poco tiempo (puede haber dificultad para respirar, mareo, etc). La pericarditis crónica (duración mayor de seis semanas) puede llegar a producir engrosamiento, retracción y calcificación del pericardio, en cuyo caso se habla de pericarditis constrictiva. Este tipo de pericarditis puede producir síntomas de insuficiencia cardíaca derecha: aumento de tamaño de las venas del cuello, hinchazón abdominal y de tobillos o piernas.

¿Cómo se diagnostica?

El médico dispone de tres criterios de diagnóstico en la pericarditis aguda, que no necesariamente están presentes al mismo tiempo: la historia clínica de dolor típico, la auscultación cardíaca y las alteraciones del electrocardiograma. Generalmente basta para hacer el diagnóstico que dos de estos tres criterios estén presentes en algún momento de la evolución de la enfermedad. La pericarditis crónica da lugar a síntomas menos típicos y más variados. Si cursa con derrame pericárdico, se puede diagnosticar por un ecocardiograma. Si cursa con calcificación pericárdica, se ven los depósitos de calcio en una radiografía de tórax. Puede extraerse una muestra del líquido del pericardio empleando una aguja. Este  procedimiento se denomina pericardiocentesis. La muestra de líquido extraída se analiza a fin de detectar la presencia de una infección.

¿Cómo se conoce la causa?

La historia clínica es el dato más importante. En muchos casos un interrogatorio clínico bien hecho permite conocer la causa y en otros sospecharla. Las pruebas que se piden van dirigidas a confirmar o excluir el diagnóstico de sospecha. No es necesario hacer en cada caso una búsqueda exhaustiva de todos los gérmenes o enfermedades que pueden producir la pericarditis, sobre todo si se sospecha que es vírica, ya que en este caso se trata de una enfermedad benigna que se cura en poco tiempo (antes de que llegue el resultado de las pruebas).

¿Puede repetirse en el mismo paciente?

El pronóstico es bueno si el trastorno se trata oportunamente y la mayoría de las personas se recupera en 2 semanas a 3 meses. Sin embargo, la pericarditis puede reaparecer. Entre un 15 y un 20% de los pacientes con pericarditis aguda benigna presentan una o más recidivas, en cuyo caso se habla de recurrencia. A veces reaparecen los síntomas al suprimir el tratamiento antiinflamatorio. Si esto ocurre dentro de las 6 primeras semanas desde los síntomas iniciales, se habla de pericarditis incesante o recurrente. Otras veces se habla de pericarditis intermitente, cuando los síntomas reaparecen después de un intervalo de tiempo libre de molestias.  En estos casos hay que replantearse la causa, ya que a veces se trata de una pericarditis secundaria a otras enfermedades, y hay que tratar la enfermedad causante.

¿Cuál es el tratamiento?

Depende de la forma de presentación y de la causa:

  • La pericarditis aguda de origen vírico o idiopática se trata con reposo mientras duren el dolor y la fiebre. Además se administran antiinflamatorios no esteroideos en dosis altas durante varias semanas. El problema de estos fármacos es que muchas veces producen dolor de estómago o reactivan los síntomas de úlcera, en cuyo caso se deben dar en dosis más bajas de las deseables o incluso suspenderlos. Pueden asociarse a protección gástrica.
  • En los pacientes que hayan presentado dos o más recurrencias, o en los que tienen pericarditis incesante suele ser eficaz el tratamiento con colchicina, añadido a los antiinflamatorios no esteroideos. Se recomienda mantener el tratamiento con colchicina durante un año. Sólo en algunos casos muy rebeldes al tratamiento habitual se recomienda administrar esteroides. Excepcionalmente, en casos rebeldes al tratamiento médico con pericarditis recurrente de larga evolución, que hayan presentado muchas crisis, se puede dar tratamiento inmunosupresor o incluso intervención quirúrgica para quitar el pericardio.
  • En las pericarditis secundarias a una enfermedad conocida, se debe tratar la enfermedad.
  • En las que producen derrame pericárdico importante, puede ser necesaria la punción pericárdica para extraer el derrame.
  • La pericarditis constrictiva es una complicación de diferentes tipos de pericarditis. Cuando la constricción aparece después de una pericarditis tuberculosa o purulenta, es poco probable que se resuelva espontáneamente, y casi siempre requiere tratamiento quirúrgico que consiste en la extracción del pericardio o pericardiectomía. Los pacientes que presentan síntomas o signos de insuficiencia cardíaca debida a la pericarditis constrictiva deben ser intervenidos, aunque no siempre se llegue a conocer la causa.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

  • Síntomas menos conocidos de un ataque cardiaco

    Síntomas menos conocidos de un ataque cardiaco

    “El tiempo es músculo”, dicen los cardiólogos para indicar la importancia de que una persona con síntomas de infarto reciba tratamiento rápido. Te contamos los síntomas menos conocidos de un ataque cardiaco.

  • Una dieta para prevenir el infarto

    Una dieta para prevenir el infarto

    Lo que comes puede ayudarte a prevenir, e incluso revertir, algunas formas de enfermedad cardiovascular y, de ese modo, evitar el infarto de miocardio. Toma buena nota.

  • Analizamos los síntomas del infarto de miocardio

    Analizamos los síntomas del infarto de miocardio

    Un dolor atenazante en el pecho, que muy a menudo se extiende al brazo izquierdo, a veces hasta la mandíbula y, más raramente, a la espalda: es el dolor típico del infarto, siempre muy angustiante. En ocasiones sucede que no hay dolor, como les ocurre al 10% de los casos de diabéticos. Entonces los únicos síntomas son una gran fatiga o un ahogo no habitual.

  • Claves para cuidar nuestro corazón

    Claves para cuidar nuestro corazón

    Es la primera causa de muerte en España: 130 000 personas fallecen al año por enfermedades cardiovasculares. ¿Qué podemos hacer para prevenir los infartos y reconocer sus síntomas?

  • ¿Por qué se producen las arritmias cardiacas?

    ¿Por qué se producen las arritmias cardiacas?

    El corazón es una víscera muscular hueca cuyo principal cometido es el mantenimiento de la circulación sanguínea. Para ello, el ciclo cardiaco está dividido en dos fases denominadas diástole, (el músculo cardiaco se relaja y la cavidad se llena de sangre) y sístole (el músculo se contrae y expulsa la sangre al torrente circulatorio.)

  • ¿Por qué se produce una insuficiencia cardiaca?

    ¿Por qué se produce una insuficiencia cardiaca?

    La función del corazón es aportar a los tejidos y órganos del cuerpo un flujo de sangre oxigenada suficiente para sus necesidades metabólicas tanto en reposo como durante el ejercicio físico. Cuando se desarrolla insuficiencia cardiaca, el corazón pierde la capacidad de mantener ese flujo adecuado, aun a expensas de aumentar las presiones.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso