Plusesmas.com

DIABETES E INFLAMACIÓN

Inflamación crónica y diabetes

Inflamación crónica y diabetes

Hace casi un siglo, ya se sabía que altas dosis de salicilatos (compuestos antiinflamatorios de la familia de la aspirina) reducían eficazmente los niveles de azúcar.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
Vídeo: ¿Por qué se produce la diabetes?
El problema del tratamiento eran sus efectos secundarios, entre ellos cefaleas, mareos, problemas gastrointestinales... Hoy, el tratamiento de la diabetes es más tolerable y seguro y funciona generalmente reemplazando la insulina, aumentando su producción o ayudando al organismo a que utilice más eficazmente esta hormona. Sin embargo, la idea de la relación entre inflamación y diabetes siempre ha flotado en el aire.

Recientemente, expertos del Joslin Diabetes Center han descubierto cómo el exceso de peso produce inflamación crónica, que a su vez reduce la capacidad del organismo para utilizar la insulina. Han comprobado que el «interruptor» clave de esta inflamación (el factor NF-kB) se activa en el hígado y es consecuencia del aumento del peso. También han demostrado que dicho proceso puede ser desactivado con salicilatos, es decir, con fármacos como la aspirina. El estudio ha sido calificado de «hito científico» y ayuda a comprender por qué, además de la diabetes del tipo 2, la obesidad aumenta el riesgo de enfermedad coronaria y otros problemas crónicos de salud. «Cuando estimulábamos el citado factor en el hígado de animales de laboratorio, veíamos cómo se iniciaba una cascada de respuestas inflamatorias», señalan los expertos. La conclusión es impresionante: la grasa acumulada en el hígado es capaz de orquestar un proceso inflamatorio que tiene como consecuencia resistencia a la insulina en todo el organismo.

La esperanza: que los salicilatos pueden combatir esa inflamación insidiosa. Según estos expertos: «Antes de recomendar esos fármacos a la población general, el mejor consejo que podemos dar es el siguiente: eliminar los kilos de más, siguiendo una dieta rica en antioxidantes y haciendo ejercicio de forma regular».

Marisol Guisasola

VER MÁS ARTÍCULOS DE ESTE REPORTAJE
- Inflamación crónica: ese fuego que nos consume por dentro
- Ataques de corazón e inflamación crónica
- Cáncer e inflamación crónica: más allá de los genes
- Inflamación crónica y enfermedades autoinmunes
- Aspirina para el Alzheimer

Relacionados

  • Inflamación crónica y diabetes

    Inflamación crónica y diabetes

    Hace casi un siglo, ya se sabía que altas dosis de salicilatos (compuestos antiinflamatorios de la familia de la aspirina) reducían eficazmente los niveles de azúcar.

  • Inflamación crónica y enfermedades autoinmunes

    Inflamación crónica y enfermedades autoinmunes

    ¿Qué tienen en común la esclerosis múltiple, el lupus, la artritis reumatoide, la psoriasis...? Que todas ellas son enfermedades autoinmunes, es decir, patologías que se producen cuando, por error, las defensas –y en concreto, las células inmunitarias– que deberían protegernos de los invasores atacan tejidos sanos del organismo.

  • Inflamación crónica: causas y tratamiento

    Inflamación crónica: causas y tratamiento

    Si alguien te dice que un corte en un dedo tiene que ver con el riesgo de sufrir un infarto, desarrollar un cáncer o una diabetes e incluso enfermedad de Alzheimer, seguro que piensas que te está tomando el pelo. Sin embargo, el mismo sistema inmunitario que protege tu organismo puede volverse contra ti y propiciar otras enfermedades.

  • Cáncer e inflamación crónica: más allá de los genes

    Cáncer e inflamación crónica: más allá de los genes

    La Medicina supo ya hace tiempo que los tumores cancerosos se desarrollan en zonas de inflamación crónica. Luego, la investigación se centró en las mutaciones genéticas, capaces de desencadenar alteraciones celulares. Conoce más sobre su vinculación y variables.

  • Ataques de corazón e inflamación crónica

    Ataques de corazón e inflamación crónica

    Hasta hace poco, se pensaba que los ataques de corazón eran consecuencia de un problema de «fontanería». Depósitos de grasa acumulados gradualmente en el interior de las arterias coronarias podían –como los depósitos de cal en las cañerías– llegar a bloquear el flujo de sangre al corazón y provocar un infarto.

  • Beneficios de la aspirina para el Alzheimer

    Beneficios de la aspirina para el Alzheimer

    Hace unos años, los neurólogos que trataban a enfermos de Alzheimer comprobaron una constante sorprendente: los que tomaban aspirina para la artritis o para prevenir el riesgo de ataques cardiacos desarrollaban la enfermedad más lentamente que los que no consumían esos fármacos.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso