Plusesmas.com. La web que te ayuda a reinventar la vida

Enciclopedia de Demencia. Salud. Plusesmas.com

Búsqueda personalizada
Viernes, 18 de Abril de 2014 San Perfecto, mártir, Córdoba, 850
Plusesmas >  Salud > Enciclopedia > Demencia > 

Demencia

¿Qué es la demencia? Más que una enfermedad específica, el término demencia designa un conjunto de síntomas ocasionados por enfermedades que conllevan pérdida de la función cerebral. Muchas patologías pueden provocar demencia, principalmente la enfermedad de Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares (ictus), la enfermedad de Parkinson en estadío avanzado y la enfermedad con cuerpos de Lewy, aunque también puede deberse a tumores cerebrales, déficit de vitamina B12, desnutrición problemas tiroideos, deshidratación, infecciones...


Más allá del olvido. La pérdida de memoria es un síntoma común de demencia, pero no significa que todo el que la padece sufra de demencia. La demencia conlleva problemas serios con dos o más funciones cerebrales que afectan a la capacidad para aprender, comunicar y recordar. El primer síntoma suele ser el olvido de acontecimientos recientes –con el tiempo también se olvidan recuerdos más lejanos- por ejemplo lo que se acaba de decir o hacer o con quién se acaba de hablar. Esta pérdida de memoria puede ir acompañada de problemas de orientación, al principio leves y luego persistentes. También, las personas con demencia tienen problemas para hacer planes, dificultades de lenguaje y cálculo e incluso incapacidad para realizar actividades cotidianas comunes, como vestirse o asearse. Son frecuentes los cambios de carácter y comportamiento, con actitudes de inquietud, desconfianza o agresividad.


Tratamientos. Algunos trastornos que conllevan demencia tienen tratamiento eficaz; otros (como la enfermedad de Alzheimer o la demencia vascular) no son reversibles. Entre las demencias reversibles están las asociadas a procesos febriles, deshidratación, déficit de vitamina B12 (común en ancianos), desnutrición, reacciones a medicamentos, problemas tiroideos o traumas menores en la cabeza. En ocasiones, problemas emocionales (aislamiento, pérdida de seres queridos, abandono...) pueden provocar actitudes que pueden confundirse con demencia. La observación y el tratamiento adecuados (con terapia psicológica y apoyo del entorno) son eficaces en estos casos.


Alzheimer y demencia vascular: dos tipos de muerte neuronal. En la enfermedad de Alzheimer, una cascada de cambios metabólicos resultan en la muerte de gran número de neuronas. Los síntomas comienzan lentamente y progresan hasta la pérdida total de autonomía y, finalmente, la muerte. En el caso de los multiinfartos cerebrales, la muerte neuronal es consecuencia de ictus o accidentes cerebrovasculares (isquémicos o hemorrágicos). La severidad de la demencia dependerá de la zona en la que se produce el o los ictus y de la gravedad de estos. En este tipo de demencia, los síntomas suelen empezar bruscamente y progresan por etapas, con los ictus sucesivos. Hipertensión arterial (HTA), diabetes, tasas altas de colesterol y/o triglicéridos, tabaquismo, abuso de alcohol... son factores de riesgo de ictus. El control adecuado de estos factores supondría reducir la incidencia y prevalencia de esta patología vascular y sus consecuencias.

Cuidemos las neuronas. La ciencia está trabajando activamente en el desarrollo de nuevos fármacos que consigan prevenir, ralentizar o revertir los daños de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia y ya hay resultados prometedores en varios campos. Mientras llegan los tratamientos, conviene recordar que algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a conservar las capacidades cognitivas durante más tiempo. Estas son las actividades recomendadas por los expertos: 1) Aprender cosas nuevas (un idioma, a tocar un instrumento, a dibujar, a navegar en Internet). 2) Realizar actividades que ejerciten la mente (hacer crucigramas, jugar al ajedrez o al mus...). 3) Hacer ejercicio físico al menos 30 m/60 m al día. 4) Evitar el estrés y la ansiedad utilizando métodos de relajación. 5) Evitar el insomnio y, en su caso, tratarlo. 6) No fumar. 7) No abusar del alcohol. 8) Seguir una dieta sana y equilibrada, rica en frutas, verduras y pescados. 9) Consultar al médico los problemas de memoria o concentración.


Enlaces de interés
Neurología de la Conducta y Demencias
Sociedad Española de Geriatría y Gerontología
Sociedad Española de Neurología
Fundación Alzheimer España
Pagina del Imserso sobre Demencias

 



¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín semanal!
Recibe en tu e-mail toda la información que te interesa: Artículos de expertos en Salud, Jubilación, Memoria, Propuestas de ocio, Concursos... ¡Y mucho más! Más de 160.000 usuarios ya reciben nuestra newsletter! Ver boletín
Me apunto

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x