Plusesmas.com

Hipertensión

¿Qué es la tensión arterial?
El corazón, un músculo, impulsa la sangre a través de las arterias ejerciendo la presión necesaria para que la sangre rica en oxígeno llegue a todos los tejidos del organismo. Esa presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos es lo que se conoce como tensión arterial. La tensión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg). Al medir la tensión arterial se dan dos cifras: la más alta indica la presión sistólica (momento en el que el corazón se contrae y propulsa la sangre a las arterias); la baja indica la presión diastólica (cuando el corazón descansa entre dos latidos).

¿Qué es la hipertensión?
Se considera que una persona es hipertensa cuando su presión o tensión arterial supera los 140/90 mm.Hg. Hoy se considera “óptima” una tensión arterial de 120/80 mm Hg. Valores de entre 120/80 y 140/90 se consideran “prehipertensión”. La hipertensión es peligrosa porque obliga al corazón a trabajar más para bombear la sangre al organismo. Además, la hipertensión crónica contribuye a la enfermedad de las arterias o aterosclerosis y al desarrollo de insuficiencia cardiaca. En muchos casos, la hipertensión puede controlarse con cambios en la dieta y el estilo de vida. En otros, se requieren también los medicamentos.

Causas de la hipertensión
No se sabe exactamente por qué se produce, pero varios factores de riesgo influyen en su desarrollo, entre ellos el tabaquismo, el exceso de peso, la falta de actividad física, el exceso de sal en la dieta, un bajo consumo de potasio, calcio y magnesio (presentes en frutas, verduras, lácteos y legumbres), el exceso de alcohol, el estrés, la edad, la herencia genética, tener antecedentes familiares de la enfermedad, ser de origen subsahariano, la enfermedad renal crónica, los trastornos tiroideos y adrenales... Cuando la hipertensión no es consecuencia de una patología concreta (lo que sucede en el 95% de los casos) se habla de hipertensión esencial. Cuando la causa de lahipertensión se conoce (como ocurre en las personas con enfermedad renal crónica o enfermedades adrenales) se habla de hipertensión secundaria. Píldoras anticonceptivas y medicamentos que constriñen los vasos sanguíneos también pueden elevar los valores de tensión. El embarazo es otra situación de riesgo.

Síntomas
El mayor problema de la hipertensión es que no da síntomas. De hecho, más del 30% de los hipertensos no saben que lo son. La única forma de saber si eres hipertenso es midiéndote la tensión de forma regular. Cuando los valores de tensión son extremadamente altos, pueden darse síntomas, como cefaleas, confusión, problemas de visión, dolor torácico, pitidos en los oídos, problemas respiratorios, arritmias... Ante esos síntomas, hay que acudir inmediatamente al médico. Puede tratarse de una crisis hipertensiva, antesala de un ataque cardiaco o un ictus.

Riesgos múltiples
La hipertensión no tratada produce daños de la cabeza a los pies y puede dar lugar a enfermedades graves, entre ellas enfermedad cardiovascular, ictus, insuficiencia renal, retinopatías...

Cambios vitales
Cambios en la dieta y el estilo de vida pueden ayudar a controlar los valores de tensión arterial, entre ellos reducir peso (si se tiene exceso de peso); no fumar; hacer ejercicio físico regular (caminar, bailar, pedalear, correr...); seguir una dieta pobre en sal, grasas saturadas y harinas refinadas y rica en frutas y verduras, legumbres y lácteos desnatados; limitar el alcohol (el equivalente de dos vasos de vino al día para los hombres y un vaso para las mujeres)...

Medicamentos para la tensión
Su obejtivo es mantener la presión por debajo de los 140/90 mmHg. En pacientes con diabetes o enfermedad renal crónica se recomiendan valores de menos de 130/80 mmHg. La carta de medicamentos incluye los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueadores de los receptores de la angiotensina, los diuréticos, los betabloqueantes y los bloqueantes del canal de calcio. Si un fármaco no funciona o produce efectos no deseados, el médico puede cambiar la medicación. Es frecuente que el médico recete dos fármacos simultáneamente. Una persona en tratamiento, debe medirse la tensión al menos una vez al mes.

Enlaces de interés
Sociedad Española de Hipertensión, Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión
Sociedad Española de Cardiología
Asociación para la Lucha contra las Enfermedades del Riñón
Federación Española de Ictus

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso