Plusesmas.com

Holter electrocardiográfico

También denominado monitorización electrocardiográfica ambulatoria, consiste en el registro continuo del electrocardiograma a lo largo de un período prolongado de tiempo, habitualmente 24 o 48 horas. Para ello se utiliza un pequeño aparato, el Holter, que registra y almacena el electrocardiograma del paciente durante al menos 24 horas. Suele emplearse en pacientes con sospecha de arritmia cardiaca o para diagnosticar una isquemia silente.

¿Cómo se realiza?
Al paciente se le colocan en el tórax varios electrodos conectados a un Holter del tamaño de un teléfono móvil. Transcurrido el tiempo de registro, el dispositivo se conecta a un ordenador donde se descargan todos los datos recogidos, se procesan y se obtiene información sobre la frecuencia cardiaca y las posibles alteraciones del ritmo.

En aquellos casos en los que los síntomas son esporádicos, se utiliza un Holter implantable, de tamaño más pequeño, que se coloca bajo la piel durante un periodo más amplio de tiempo.

¿Qué tengo que hacer?
El paciente, una vez colocado el Holter, ha de hacer una vida normal. Durante el tiempo estipulado, un día o dos, debe anotar las posibles incidencias que perciba (palpitaciones, mareo, dolor en el pecho, etc.). Esto permitirá que el especialista analice el registro del electrocardiograma justo en el momento en que se produjo la molestia.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso