Plusesmas.com

Ictus

Es la primera causa de muerte en la mujer, la segunda en el varón, y la primera causa de discapacidad severa en el adulto

¿Qué es el ictus? También denominado “ataque cerebral”. “apoplejía” o “accidente cerebrovascular”, es una interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro. Puede ocurrir porque un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo de sangre (ictus isquémico) o porque un vaso sanguíneo se rompe, produciendo filtración de sangre dentro del cerebro (ictus hemorrágico). Al no recibir la sangre y el oxígeno necesarios, las células cerebrales pueden morir, causando daño permanente al cerebro.

El ictus es, ante todo, una urgencia médica. La supervivencia y la recuperación del paciente están directamente relacionadas con la rapidez y la eficacia de la atención médica recibidas.
Factores de riesgo. El principal factor de riesgo de ictus es la hipertensión: un 60% de las personas que han sufrido un ictus son hipertensas, de ahí que el control de la tensión arterial sea considerada como la principal medida preventiva. Padecer diabetes o enfermedad cardiovascular, tener antecedentes familiares de ictus, tener más de 60 años, haber sufrido traumas craneales, consumir tabaco, alcohol o cocaína... son otros factores que aumentan las probabilidades. Haber sufrido un ictus previo es otro factor de riesgo importante. De hecho, una persona que ya ha tenido un ictus tiene un riesgo 9 veces mayor de sufrir otro.

Alerta a los síntomas. Los síntomas dependen de qué parte del cerebro esté lesionada. En algunos casos, es posible que el afectado ni siquiera se dé cuenta de que ha sufrido un accidente cerebrovascular. En general, se presentan de forma súbita. Pueden ser episódicos (ocurren y luego se detienen) o pueden empeorar lentamente con el tiempo. Los síntomas pueden ir desde el coma o la pérdida del conocimiento a la confusión, la somnolencia, la dificultad para hablar o entender a otros, pasando por los problemas para tragar, la dificultad para leer o escribir, el dolor de cabeza intenso y sin explicación, la pérdida de equilibrio, las náuseas y vómitos, la debilidad o el entumecimiento (a menudo en un lado del cuerpo), la pérdida de visión total o parcial y hasta la crisis epiléptica. Ante cualquiera de estos síntoma, los especialistas aconsejan llamar inmediatamente al servicio de urgencias o acudir sin demora al hospital más cercano o, ya que el tratamiento inmediato puede salvar vidas y reducir la discapacidad. Es vital determinar si se trata de un ictus isquémico o hemorrágico, para poder iniciar el tratamiento apropiado (por ejemplo, administrar trombolíticos –que disuelven los coágulos de sangre-- si se trata de un ictus isquémico) dentro de las 3 horas siguientes al inicio de los síntomas. De ahí la frase de que “el tiempo es cerebro”.

Rehabilitación a la medida. El objetivo del tratamiento a largo plazo es ayudar al paciente a recuperar la mayor funcionalidad posible y a prevenir ictus futuros. El tiempo de recuperación y la necesidad de tratamiento prolongado difieren de una persona a otra. Dependiendo de los síntomas, la rehabilitación del paciente de ictus puede incluir terapia ocupacional, fisioterapia y logopedia, además del tratamiento farmacológico indicado por el médico y cambios saludables en la dieta y el estilo de vida.

Enlaces de interés
Sociedad Española de Neurología:

Federación Española de Ictus-Grupo de Estudios de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología

Centro de medios sobre el ictus y la enfermedad cerebrovascular
Sociedad Española de Hipertensión

Relacionados

  • La parálisis facial, síntoma de un ictus

    La parálisis facial, síntoma de un ictus

    Los síntomas más frecuentemente asociados a una parálisis facial es la imposibilidad para sonreír y la dificultad para cerrar el ojo con alteraciones en la lagrimación

  • Alimentos que previenen el ictus

    Alimentos que previenen el ictus

    Contienen antioxidantes, fibra, vitaminas y minerales capaces de prevenir la cascada de procesos que conducen al deterioro cardiovascular y, finalmente, a los ataques cerebrales.

  • Controlar la hipertensión es esencial

    Controlar la hipertensión es esencial

    Es la primera causa de muerte entre las mujeres, la tercera entre los hombres. El 80% de los 120 000 nuevos casos de ictus (ataque cerebral) que anualmente se diagnostican en España –uno cada 6 minutos– se dan en mayores de 60 años.

  • Enfermedad vascular cerebral

    Enfermedad vascular cerebral

    El término «enfermedades vascular cerebral» o «ictus» hace referencia a cualquier trastorno de la circulación cerebral, de comienzo súbito, y que puede ser consecuencia de la interrupción del flujo sanguíneo a una parte del cerebro (isquemia cerebral) o por el contrario a la rotura de una arteria o vena cerebral (hemorragia cerebral).

  • Camina 10.000 pasos diarios para no envejecer

    Camina 10.000 pasos diarios para no envejecer

    Una persona activa es una persona sana. Decenas de estudios lo dejan claro: caminar a paso ligero (lo suficiente como para incrementar un poco el ritmo cardiaco) es el ejercicio aeróbico más eficaz con el menor riesgo.

  • Así cambia el cerebro y sistema nervioso con los años

    Así cambia el cerebro y sistema nervioso con los años

    El número de neuronas (células cerebrales) disminuye con el paso de los años.

  • Arándanos, amigos del cerebro

    Arándanos, amigos del cerebro

    ¿Existe algo capaz de revertir el deterioro de la memoria y la coordinación motora en las personas mayores? Por lo visto, el extracto de arándanos sí puede.

  • Recuperación y tratamiento de accidente cerebro-vascular

    Recuperación y tratamiento de accidente cerebro-vascular

    Es necesario acudir a rehabilitación en un centro especializado.

  • ¿Cómo afectan los estímulos al cerebro?

    ¿Cómo afectan los estímulos al cerebro?

    Los estímulos remodelan el cerebro sin cesar.

  • ¿Por qué se produce un derrame cerebral?

    ¿Por qué se produce un derrame cerebral?

    Al igual que todos los órganos del cuerpo, el cerebro necesita oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente. Estos elementos vitales llegan al cerebro a través de la sangre que fluye por el sistema circulatorio.

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso