Plusesmas.com

Tratamientos de la enfermedad de Alzheimer

Tratamientos de la enfermedad de Alzheimer

Se puede intentar que el enfermo mejore con fármacos llamados anticolinesterásicos por su acción inhibidora de la colinesterasa, que es la enzima encargada de catabolizar la acetilcolina, el neurotransmisor que falta en el Alzheimer.

CONTENIDO AUDIOVISUAL
➤ Vídeo: ¿Cómo es el cerebro de un enfermo de Alzheimer?

Departamento de Neurología.
Unidad de Trastornos de Memoria.
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¿Hay medicamentos eficaces para el Alzheimer?

Sí. Desde 1993 y sobre todo en los últimos cuatro años se puede intentar que el enfermo mejore con fármacos llamados anticolinesterásicos por su acción inhibidora de la colinesterasa, que es la enzima encargada de catabolizar la acetilcolina, el neurotransmisor que falta en el Alzheimer y que tiene tanta importancia para tener memoria y comportamiento normales. Los indicados para síntomas de leves a moderados son, Aricept(donepezil), Exelon(rivastigmine), y Razadyne (galantamine). El mayor beneficio terapéutico depende de la mayor dosis administrada. Hay ya buen número de datos para poder afirmar que estos fármacos anticolinesterásicos estabilizan o demoran algún tiempo la progresión de la enfermedad quizá porque rebajan la producción de amiloide beta. Y el Namenda  (memantine), utilizado en el tratamiento de síntomas de moderados a severos, que parece proteger las células nerviosas del cerebro contra las cantidades de exceso de glutamato, un mensajero químico liberado en grandes cantidades por las células dañadas del cerebro de la enfermedad de Alzheimer.

¿Qué otros medicamentos se están estudiando para tratar de frenar o retrasar la aparición de los síntomas de Alzheimer?

Pertenecen a tres clases los fármacos en estudio intenso y extenso. Son los estrógenos, los anti-inflamatorios y los antioxidantes.  Estos estrógenos tienen una fuerte acción protectora de las neuronas contra todo tipo de agresión o insulto. Es posible también que se desarrollen estrógenos que carezcan de efectos feminizantes y se puedan administrar a los hombres con esta misma intención. Quedó claro que alrededor de la placa neurítica del Alzheimer se produce una intensa reacción inflamatoria. Por eso se está estudiando si los más modernos agentes anti-inflamatorios como el celecoxib (Celebrex) o el rofecoxib (Vioxx) retrasan efectivamente el avance de la enfermedad. La oxidación es una reacción intermedia en la acción neurotóxica de la amiloide beta. De ahí que los agentes antioxidantes tengan una razón para su empleo en el Alzheimer. Se han de usar combinados (por ejemplo, vitaminas C y E, acetilcisteina, coenzima Q10, ácido lipoico, ácido fólico, biotina, vitamina B6 y extracto de gingko biloba). Se está llevando a cabo un estudio muy riguroso con estos agentes antioxidantes para demostrar desde el punto de vista científico si actúan beneficiosamente o no sobre el Alzheimer.

¿Cuál sería en teoría la medida definitiva para prevenir o curar por completo la enfermedad de Alzheimer?

Impedir que se forme amiloide beta o eliminarlo una vez formado antes de que mate neuronas. Se está trabajando en el estudio de vacunas. Si a un ratón que va a tener Alzheimer se le inocula o se le vacuna con amiloide beta cuando es muy joven, en su cerebro no aparecen placas. Si se le vacuna cuando éstas ya se han formado, se consigue que desaparezcan en parte.  Otra vía que se está estudiando en personas sanas, es el uso de compuestos que inhiben las secretasas patológicas que cortan anormalmente la proteína precursora de la amiloide y forman el fragmento neurotóxico amiloide beta.

¿Cómo se pueden tratar los trastornos de comportamiento y las manifestaciones psicológicas?

Este tipo de manifestaciones siempre deben interpretarse como síntomas propios de la enfermedad. El uso de fármacos antipsicóticos en pacientes con demencia debe ir precedido de una valoración adecuada de los síntomas y su repercusión. El uso de fármacos antidepresivos está indicado para el tratamiento de los trastornos afectivos. Los inhibidores de la recaptación de serotonina, así como la trazodona y mirtazapina son eficaces y bien tolerados. El uso de fármacos antiepilépticos, como la gabapentina en el caso de ansiedad o la carbamacepina o el ácido valproico para la agitación y conductas agresivas, puede tener buenos resultados. Recuérdese que la utilización de Aricept, Exelon o Prometax puede evitar la necesidad de utilizar otros psicofármacos por su efecto beneficioso sobre los trastornos de conducta.

Además de los medicamentos, ¿hay otras medidas terapéuticas que han de ponerse en práctica?

Sin la menor duda. Una persona con Alzheimer requiere una atención individualizada y continua desde el momento en que se establece el diagnóstico. En poco tiempo, un miembro de la familia habrá de dedicarse de manera prácticamente exclusiva a su cuidado y supervisión. El centro de día terapéutico se presenta así, como un entorno apropiado para hacer frente al desafío de la enfermedad. El enfermo, usuario del centro de día, obtendrá los beneficios que pueda aportar la aplicación de un adecuado programa de intervención que integre la estimulación de las funciones cognitivas superiores, el entrenamiento en las actividades básicas de la vida diaria y la estimulación psicomotriz. La vigilancia diaria permitirá detectar precozmente y tratar las complicaciones asociadas al proceso. Además, facilitará la aplicación de cuidados y medidas de salud general. En los últimos años, los profesionales de la neuropsicología intervencionista han desarrollado programas de estimulación, psicoestimulación, con el fin de potenciar y "manipular" los procesos de neuroplasticidad y obtener así una acción rehabilitadora.

Artículo facilitado por:
Clínica Universidad de Navarra

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*

Para no perderte nada
de la actualidad de Plusesmás

Salud, jubilación, memoria, propuestas de ocio,
concursos... ¡y mucho más!

Suscríbete para recibir nuestras newsletters:

Gratis y sin compromiso